¡Ay! ¡Qué tan necios somos! Cómo repetimos la locura de nuestro primer padre [Adán] cada día cuando procuramos esconderle el pecado a nuestras conciencias, y después creer que está escondido de Dios.

~Charles Haddon Spurgeon