El Salmo 80 es un canto que está fundado en una petición. El autor pide por la Restauración de Israel.

El hombre en su origen era perfecto, porque era a la imagen de Dios. Pero, después del pecado el hombre perdió la naturaleza Divina. Y quedó corrupto. Cuando el Espíritu Santo entra a morar en un corazón arrepentido llega a un cuerpo corrupto, y a través del Espíritu Santo y la Palabra de Dios vamos siendo transformados en esa imagen que una vez el hombre perdió; pero esa tarea no será enteramente completada hasta que nuestro cuerpo sea transformado en un cuerpo glorificado, en el cielo.

Los que nos hemos convertido estamos en ese proceso de llegar a ser restaurados. Sin embargo, habrá algunos que necesitan comenzar ya ese proceso de restauración, transformación a la imagen de Cristo. Lo primero que hay que hacer es arrepentirse de sus pecados y poner su fe en Cristo. Así que podemos pedir “¡Oh Jehová Dios de los ejércitos, restáuranos!”.

¿Por qué es importante pedir hoy restauración? Porque así como en los tiempos de cautividad de Israel, hoy vivimos bajo esa cautividad; aunque la cautividad de hoy en día es espiritual. Los israelitas estaban cautivos físicamente y hoy la gente tiene cautiva el alma.

Vamos a ver tres puntos principales:

  • Dios Restaura,
  • El Hombre Estorba y
  • Satanás Destruye.

Descargar el mensaje: Notas del MensajeAudio en MP3.