Siguiendo nuestro Plan de Lectura Congregacional; estamos en el libro de los Salmos; ya casi llegamos a la mitad de la Biblia.

Muchos de los Salmos de David fueron escritos cuando se encontraba en persecución por parte de Saúl. En el Salmo 42, David estaba huyendo de Absalón, su hijo, quien había usurpado el reino.

Si recordamos la historia de David, podemos asegurar que durante las persecuciones de Saúl y de Absalón, David tuvo sed física. David tuvo que caminar mucho para huir, tuvo que esconderse en cuevas. Y cuando hace referencia a la sed, sabía lo que era realmente tener sed física.

Eso lo compara cuando describe su sed por Dios, por el Dios vivo. Este capítulo 42 de Salmos es una oración de David a Dios pidiéndole que satisfaga su sed.

Descargar el mensaje: Notas del Mensaje | Audio en MP3.