No seamos arrogantes en cuanto a nosotros mismos.

Romanos es un libro que nos habla acerca de la justicia de Dios. Aunque no fue la primera carta que Pablo escribió a las iglesias, es la primera de las epístolas en el orden bíblico porque coloca todo el fundamento de doctrina que necesitamos para comprender completamente la obra del Señor Jesucristo en la cruz, y el gran cambio que se dio de Israel a la Iglesia durante el tiempo de los Hechos de los Apóstoles, por causa del rechazo de los judíos.

Este tratado teológico nos instruye acerca de la necesidad de salvación que tienen todos los hombres (judíos y gentiles), por causa de la justicia de Dios que ha sido desequilibrada a través de los pecados y que debe ser necesariamente restablecida. Esta necesidad es universal, y nadie está exento ni puede excusarse a sí mismo. La manera de restablecer esta justicia requiere el pago de la propia vida, lo que coloca al ser humano culpable en una condición de condena.

Como Dios sabe que nadie pudo evitar los pecados, Él mismo tomó la iniciativa de cargar en Sí mismo el castigo que el hombre merece y ahora ofrece vida gracias al sustituto perfecto: Jesucristo, el Cordero de Dios que quita el pecado del mundo (Jn. 2.29). Pero consistente con Su carácter y forma tratar con los hombres de todos los tiempos, Dios espera arrepentimiento y un corazón contrito para poder aplicar la gracia salvadora a los que se acercan.

Tomando en cuenta que esto significó el inicio de una nueva dispensación o mayordomía, Pablo explica lo que ha pasado con el anterior mayordomo: Israel, que había sido escogida por Dios cientos de años atrás para serle pueblo santo, y que mantenía un pacto con Él bajo las condiciones establecidas en la Ley de Moisés. En los capítulos 9, 10 y 11, hay una descripción acerca del pasado, presente y futuro de Israel.

En el capítulo 11, Pablo nos recuerda que las promesas de Dios para Israel son incondicionales, y que su estado actual no deroga ni elimina el plan que Dios tiene para con los descendientes de Jacob.

Descargar el mensaje: Notas del Mensaje | Audio en MP3.