Nos estamos reuniendo una vez al mes (el último jueves de cada mes) para estudiar “Relaciones Personales“. Anoche terminamos la sección que se trata del noviazgo. Si quiere bajar la lección en mp3 audio, puede hacer click aquí. Todo el estudio está disponible en esta página.

Al final de la enseñanza sobre el noviazgo, se hace la sugerencia de “hacerle a su novio(a) algunas preguntas difíciles”. La idea es que siempre es mejor empezar con las preguntas difíciles en el noviazgo, que tener que lidiar con ellas durante un matrimonio. Aunque las preguntas pueden parecer medio chistosas (o tal vez para algunos, ofensivas), yo les digo que en mi experiencia como pastor, estas preguntas destacan los problemas más comunes que se hallan en los matrimonios.

Hombres (para su novia):

  • ¿Se someterá a mi liderazgo?
  • ¿Me apoyará en mis decisiones?
  • ¿Me seguirá (donde sea, cuando sea) voluntariamente?
  • ¿Suplirá mis necesidades voluntariamente (incluyendo la necesidad del sexo), con amor y de buena gana?
  • O, ¿será otra frígida mandona bocona que quiere reinar en la casa como si fuera la única persona espiritual que se ha quedado en la tierra?

Mujeres (para su novio):

  • ¿Me amará bíblicamente (según pasajes como Efesios 5.21-33)?
  • ¿Será mi líder espiritual y el que provee para mí y para nuestra familia?
  • O, ¿será otro vago payaso que no quiere ni trabajar ni desarrollarse como el líder espiritual que debería ser?