Un estudio de las falsas conversiones en el Libro de 1Juan

Vínculos para bajar: El estudio [PDF] y el mensaje [PDF | mp3]

Hace ocho días en nuestro estudio sobre la existencia de Dios, vimos que la Biblia dice que el ateo es un necio (simple, ignorante, tonto) porque la evidencia por la existencia de Dios es abundante e indubitable. Llevamos este pensamiento un paso más y vimos que muchos “creyentes” son también necios porque aunque reconocen intelectualmente que hay un Dios (y aun dicen que “creen” en Jesucristo). Como el ateo niegan cierto conocimiento del Señor y de Sus obras (como el juicio por venir y la necesidad de arrepentimiento en salvación).

El que practica el pecado es del diablo; porque el diablo peca desde el principio. Para esto apareció el Hijo de Dios, para deshacer las obras del diablo. Todo aquel que es nacido de Dios, no practica el pecado, porque la simiente de Dios permanece en él; y no puede pecar, porque es nacido de Dios. [1Jn 3.8-9]

O sea, si alguien está “practicando” el pecado es porque nunca se ha arrepentido para convertirse a Cristo. Un cristiano “cae” en el pecado y se siente horrible después de hacerlo, pero no lo “practica”. El falso convertido busca el pecado y lo practica (hace planes para pecar, lo disfruta cuando lo hace y lo esconde para volver a lo mismo luego).

Puesto que hay tantas falsas conversiones hoy día, creo que vale la pena tomar un tiempo para analizar este asunto un poco más a fondo. Y lo vamos a hacer con base en un libro que se escribió con este mismo propósito en mente: 1Juan.

Estas cosas os he escrito a vosotros que creéis en el nombre del Hijo de Dios, para que sepáis que tenéis vida eterna, y para que creáis en el nombre del Hijo de Dios. [1Juan 5.13]

En esta pequeña carta el Apóstol Juan nos da por lo menos diez diferentes pruebas de la salvación:

  1. Andar en la luz [1Jn 1.6-7]
  2. Obedecer a los mandamientos de Dios [1Jn 2.3]
  3. Amar a sus hermanos en Cristo [1Jn 2.9-11]
  4. No amar al mundo, ni las cosas que están en el mundo [1Jn 2.15-16]
  5. Permanecer en comunión con los hermanos en Cristo [1Jn 2.19]
  6. Hacer justicia [1Jn 2.29]
  7. Purificarse como Cristo es puro [1Jn 3.3]
  8. No practicar el pecado.[1Jn 3.6-9; 5.18]
  9. “Oír” las Palabras de Dios [1Jn 4.6]
  10. Vencer al mundo [1Jn 5.4]