El domingo 13 de Febrero nuestro amigo Álex Vargas fue el invitado para presentar el mensaje en nuestro servicio regular.

Siguiendo con el patrón de la Lectura Congregacional, utilizó un pasaje de la sección que nos tocaba leer durante la semana: Números capítulo 25.

Acá vemos la fornicación del pueblo de Israel con las hijas de Moab, y la corrupción con Baal-peor. También vemos la orden de Dios de matar a todos los que se habían corrompido, y la manera en que Finees se santificó siendo celoso de la obediencia a Jehová.

La exhortación para nosotros es a ser radicales, obedientes a lo que Dios manda, exterminando de nuestra vida cada pecado que siga contaminándonos.

La próxima vez que Jehová nos indique un pecado en nuestra vida, vayamos directamente, crucifiquemos la carne, y matemos el pecado por el vientre, para que nunca más vuelva y no se pueda reproducir.

Descargar el mensaje: Audio en MP3.