Mensaje #25 (Hechos 12.1-25): Una conclusión con tres exhortaciones [pdf | mp3]

Con Hechos 12 terminamos la segunda sección general del libro (ver el bosquejo en el boletín). En los primeros siete capítulos vimos el ofrecimiento del reino a Israel, un ofrecimiento que terminó en el “rechazo oficial” del martirio de Esteban.

Ese rechazo del evangelio de parte de los judíos resultó en una transición de Israel a la Iglesia—de los judíos a los gentiles—y vemos la historia de esta transición en Hechos 8-12. Después, empezando en el capítulo 13 y continuando hasta el final del Libro (el capítulo 28), Dios nos muestra el establecimiento de la Iglesia entre los gentiles por medio del Apóstol Pablo.

Por esto, Hechos 12 nos señala un cambio en el libro que estamos estudiando. Jerusalén deja de ser el centro de la actividad en la obra y Dios empieza a usar Antioquía para la misión. Los judíos dejan se ser el enfoque de la obra y los gentiles sobresalen como el “blanco” en el ministerio. Hechos 12 es también el último capítulo en el cual Pedro es el Apóstol principal. Desde ahí es Pablo.

Dentro de todo lo demás que Dios ha preservado en Hechos 12, quisiera sacar tres cosas para considerar en este estudio:

  1. La fe de Pedro
  2. La salvación del pecador
  3. La oración de la iglesia