Mensaje #39: Hechos 23.1-35

  • Decisiones & Consecuencias [pdf | mp3]
  • Boletín de hoy [pdf]

En Cristo tenemos el perdón de todos los pecados (pasados, presentes y futuros).

Y a vosotros, estando muertos en pecados y en la incircuncisión de vuestra carne, os dio vida juntamente con él, perdonándoos todos los pecados. [Col 2.13]

Sin embargo, el perdón del pecado no quita las consecuencias del mismo. Cada decisión que tomamos tiene consecuencias (buenas o malas).

No os engañéis; Dios no puede ser burlado: pues todo lo que el hombre sembrare, eso también segará. Porque el que siembra para su carne, de la carne segará corrupción; mas el que siembra para el Espíritu, del Espíritu segará vida eterna. [Gal 6.7-8]

Estamos en Hechos 23 y aquí vemos a Pablo sufriendo las consecuencias de su pecado.

  • (Hech 21.4, 10-12) La voluntad de Dios era muy clara: No subir a Jerusalén.
  • (Hech 21.13-15) La voluntad de Pablo era muy clara: Subir a Jerusalén.

Pablo desobedeció a la voluntad de Dios y lo hizo a sabiendas. Por supuesto, en Cristo tenía el perdón de este pecado (no perdió su salvación). Pero sufrió las consecuencias de su decisión y eran bastante incómodas.

Lo más triste de lo que vemos en estudio es esto: Dios lo deja a Pablo y él tiene que “jugársela” solo. Él no pierde la salvación, pero fuera de la voluntad de Dios, Pablo tiene que manipular su situación por sí mismo (y parece que lo hace confiando mucho en la carne).