Mensaje #31: Hechos 17.1-9

  • Lecciones en Tesalónica [pdf | mp3]
  • Boletín de hoy [pdf]

¡Aviso de antemano! Muchos me han hecho entender que algunas cosas que digo en este mensaje (y la manera de la cual las digo) son ofensivas. Parece que soy un poco “tosco” (2Cor 11.6) en la palabra: Inculto, grosero y sin “pulimiento”. Así que, si usted se ofende fácilmente cuando alguien habla directamente, sin mezclar palabras y con un poco de celo y pasión por el Señor, el evangelio, la sana doctrina y el cumplimiento de la misión de hacer discípulos… por favor, no escuche este mensaje. Más bien, baje el PDF para leerlo.

Debido a esto quisiera aclarar algo, decir algo y exhortar a mis hermanos en Cristo…

Primero que nada, creo que todos nosotros entendemos el “espíritu” de nuestra época: Apatía e indiferencia. ¿Dónde está el celo, hermanos? ¿Donde está la pasión? Si alguien puede (o quiere) ser “tibio”, yo no. Y si la falta de ser “tibio” en un mensaje de la Palabra de Dios ofende… qué así sea.

Y escribe al ángel de la iglesia en Laodicea: He aquí el Amén, el testigo fiel y verdadero, el principio de la creación de Dios, dice esto: Yo conozco tus obras, que ni eres frío ni caliente. ¡Ojalá fueses frío o caliente! Pero por cuanto eres tibio, y no frío ni caliente, te vomitaré de mi boca. [Apoc 3.14-16]

No es mi intención ofender; no es mi deseo ofender. Pero por favor, ¿dónde está el celo por el Señor, hermanos? ¿Donde está la pasión por la misión, el mensaje de la cruz y el método ordenado por Dios de cumplir con la misión: Predicar el evangelio a toda criatura? ¿Dónde?

Y por favor no me malentiendan: NO estoy respaldando el uso de palabras “vulgares” en el púlpito. No lo hice y no lo apoyo. Ayer hablé con pasión, celo y ahínco en el contexto del evangelio, la misión y “hermanos” en Cristo que creen que pueden “mejorar” el plan de Dios que Él inspiró y preservó en la Palabra de Dios. No voy a disculparme por haberlo hecho pero, sí, quiero darles un aviso de antemano que si una predicación directa y clara le ofende, mejor sería que baje el PDF para leerlo.

Me despido con esta exhortación: Recuerde a Finees (Num 25.1-8) y lo que Dios dijo acerca de Finees (Num 25.9-13). Piense, entonces, en el espíritu de nuestra época y cómo debemos ser, actuar y hablar cuando se trata de Dios, la Palabra de Dios y el mensaje del Hijo de Dios que murió una muerte horrenda por nosotros en la cruz.

Y volverán los oficiales a hablar al pueblo, y dirán: ¿Quién es hombre medroso y pusilánime? Vaya, y vuélvase a su casa, y no apoque el corazón de sus hermanos, como el corazón suyo. [Deut 20.8]

Velad, estad firmes en la fe; portaos varonilmente, y esforzaos. [1Cor 16.13]

~Greg, pastor de la Iglesia del Este