¿A quién no le gustaría tener una vida consagrada a Dios? El texto que vamos a ver esta mañana se encuentra en Lucas. 2.25-38. Diciembre es una época en donde todo el mundo habla del pesebre, de los pastores, de los reyes magos. Pero, hay un par de personajes que vemos en la escena del nacimiento de Jesús que poco se habla de ellos.

Si le preguntáramos a algunas personas qué tienen que ver Ana y Simeón con la navidad,
probablemente dirían: “no sé”. Porque de estos dos personajes poco se dice en la versión popular de la historia de la navidad.

En este mensaje, el pastor Carlos Salazar nos explica cómo las vidas de Ana y Simeón nos habla a nosotros de cómo vivir una vida consagrada, sus requisitos y resultados.

1 Tesalonicenses 5.6 Por tanto, no durmamos como los demás, sino velemos y seamos sobrios.

Descargar el mensaje: Notas del mensaje | Audio en MP3.