Bajar este estudio: libros_de_transicion-mateo_hechos_hebreos.pdf

Hay tres libros en el Nuevo Testamento que son peligrosos si uno no entiende lo que está tomando lugar en la historia que se registra en ellos. Me refiero a los libros de transición: El Evangelio Según San Mateo, El Libro de los Hechos de los Apóstoles y La Epístola de Pablo a los Hebreos. Cada uno de estos tres libros registran una transición que toma lugar en un periodo específico e importante en la historia del hombre y en el plan de Dios. Si uno no se fija bien en la transición que toma lugar en cada uno de estos libros, va a acabar torciendo la Escritura.

Casi cada error en el cristianismo hoy día se debe a una tergiversación de un pasaje en uno de estos tres libros de transición. Es por esto que son peligrosos. Es demasiado fácil torcer el contenido de estos libros, especialmente si no se toma en cuanta el gran cambio que está tomando lugar. Por ejemplo, muchos usan el siguiente pasaje en el Libro de Mateo para enseñar que los cristianos podemos perder la salvación. Dicen que si no perseveraremos en la fe hasta el fin de nuestras vidas, no seremos salvos.

Mas el que persevere hasta el fin, éste será salvo. [Mat 24.13]

Los que aplican este pasaje a los cristianos no entienden ni el contexto ni la transición del Libro de Mateo. Este versículo no habla nada acerca del fin de la vida de un cristiano. Tiene que ver con el judío perseverando hasta el fin de la Tribulación. Otro ejemplo: se usa el Libro de Hechos para enseñar que uno tiene que bautizarse para ser salvo.

Pedro les dijo: Arrepentíos, y bautícese cada uno de vosotros en el nombre de Jesucristo para perdón de los pecados; y recibiréis el don del Espíritu Santo. [Hech 2.38]

También usan este mismo libro para enseñar que las señales de Apóstol (los señales, prodigios y milagros de los días de Jesucristo y los Apóstoles) son para los cristianos hoy día.

Y fueron todos llenos del Espíritu Santo, y comenzaron a hablar en otras lenguas, según el Espíritu les daba que hablasen. [Hech 2.4]

Además, el Libro de Hebreos es bueno para enseñarle a uno que se puede perder su salvación.

Pero Cristo como hijo sobre su casa, la cual casa somos nosotros, si retenemos firme hasta el fin [es condicional] la confianza y el gloriarnos en la esperanza. [Heb 3.6]

Porque es imposible que los que una vez fueron iluminados y gustaron del don celestial, y fueron hechos partícipes del Espíritu Santo, y asimismo gustaron de la buena palabra de Dios y los poderes del siglo venidero, y recayeron, sean otra vez renovados para arrepentimiento, crucificando de nuevo para sí mismos al Hijo de Dios y exponiéndole a vituperio. [Heb 6.4-6]

Entonces, ¿cómo deberíamos entender estos pasajes, y otros parecidos? La respuesta se halla en el contexto de cada libro. Cada uno de estos tres libros registran una transición diferente. En cada uno vemos un cambio de dispensación, Dios quita a un mayordomo infiel para juzgarlo, y pone a un mayordomo nuevo para empezar otra época. Así que, las cosas por un lado de la transición (en el comienzo del libro) serán muy diferentes de las del otro lado (al final). Hay que trazar bien la Palabra de Verdad y así saber dónde está en la transición tomando lugar en el respectivo libro.

Los tres libros de transición registran un cambio diferente con un énfasis diferente. En el Libro de Mateo, vemos la transición del Antiguo Testamento al Nuevo. En Hechos vemos la transición de Israel a la Iglesia y en Hebreos vemos la transición de Israel en la Tribulación. Mateo y Hechos registran transiciones cronológicas, y Hebreos registra una transición personal, cuando Dios lleva al judío de la incredulidad a creer en Jesús como su Mesías. En este estudio vemos cada libro aparte, analizando primero el libro y su transición en resumen (trataremos de ver “el bosque” antes de analizar los árboles individuales). Luego, con una idea de lo que está tomando lugar en el contenido del libro, vemos unos detalles de la transición (los “árboles” del bosque). Al final del estudio de cada libro veremos unas implicaciones de la transición. Nos haremos la pregunta:

¿Qué tiene que ver todo esto conmigo y mi andar con Dios hoy?

[Este estudio forma parte del libro Cómo estudiar la Biblia, que puedes bajar gratuitamente de este sitio.]