Dios recompensa la obediencia y castiga la desobediencia.

Levítico 26 no es un capítulo difícil de entender, de hecho es bastante fácil. Dios promete a Israel Su bendición si le obedece y Su castigo si le desobedece. Entonces, el capítulo se divide fácilmente en dos partes: Bendición y castigo (parecido a Deuteronomio 28).

___________________________________________________

Tomado del sitio web de nuestro pastor fundador.