El jubileo y la restauración de todas las cosas.

Tema: Viene un tiempo, después de muchos años de “trabajar y sudar” (v8) y después del día de la expiación (v9), cuando Dios restaurará todas las cosas en la tierra (v10).

“Así que, arrepentíos y convertíos, para que sean borrados vuestros pecados; para que vengan de la presencia del Señor tiempos de refrigerio, y él envíe a Jesucristo, que os fue antes anunciado; a quien de cierto es necesario que el cielo reciba hasta los tiempos de la restauración de todas las cosas, de que habló Dios por boca de sus santos profetas que han sido desde tiempo antiguo”. Hechos 3.19-21.

En Levítico 25 tenemos una enseñanza sobre lo que se llama el “jubileo”. Es algo que pasa sólo una vez cada 50 años. Durante el año 50 (el año de jubileo) toda la economía de Israel vuelve a cómo era cuando empezó—a cómo era antes de los “negocios” de los hombres. En el año de jubileo todo se vuelve otra vez a “cero”: Cada judío vuelve a su propia herencia y toda la vida de los israelitas empieza de nuevo (con “la pizarra en blanco”).

En este capítulo de Levítico vamos a ver un cuadro de la restauración de todas las cosas en la tierra durante el tiempo de “reposo”que se llama “el Milenio”. Obviamente hay muchas otras enseñanzas históricas y prácticas que podríamos sacar. Pero no queremos perder el tema principal, ni la enseñanza principal: Viene un tiempo cuando Dios restaurará todas las cosas en la tierra.

  • Será un tiempo de reposo y de gran gozo y regocijo para todos los santos.
  • Será un nuevo comienzo para todos los que están en la tierra en aquel entonces (empiezan de nuevo con “la pizarra en blanco”).

Pero, sólo los que participan en la expiación podrán participar en la restauración del jubileo (v9).

___________________________________________________

Tomado del sitio web de nuestro pastor.