Instrucciones para orden y justicia.

En Levítico 24 Dios da algunas instrucciones a Su pueblo en preparación para la tierra prometida.

  • Primero: (v1-9) Habla acerca del orden en el lugar santo y unos deberes de los sacerdotes ahí.
  • Segundo: (v10-23) Habla de la justicia para confirmar la autoridad de la Ley.

Aunque las dos divisiones del capítulo se ven muy diferentes, hay orden y lógica aquí. En la historia, recuerde que Moisés está en el tabernáculo recibiendo la ley levítica de Dios (Lev 1.1). Parece que el caso del blasfemo sucede y la gente va al tabernáculo para buscar a Moisés. El caso de este muchacho sirve para confirmar la autoridad de la ley frente a todos.

Para nosotros, la lección en el capítulo es muy práctica: Vemos en este capítulo lo que Dios quiere que hagamos hoy día. En las lámparas vemos la llenura del Espíritu que ilumina el lugar oscuro. En los panes vemos la Palabra de Dios (y Jesús también) iluminada por la luz del candelero. En el caso del blasfemo vemos la voluntad de Dios: Que vivamos en santidad obedeciendo a Él. En la confirmación de la autoridad de la ley, vemos la necesidad de predicar la ley para que el mundo entienda la justicia de Dios (y así quieran la salvación por gracia en el Salvador).

Y sobre todo, lo que nos une el capítulo es una exhortación a no dejarnos llevar por el espíritu de Laodicea: ¡Tomemos a Dios en serio y andemos en Su voluntad!

“Y escribe al ángel de la iglesia en Laodicea: He aquí el Amén, el testigo fiel y verdadero, el principio de la creación de Dios, dice esto: Yo conozco tus obras, que ni eres frío ni caliente. ¡Ojalá fueses frío o caliente! Pero por cuanto eres tibio, y no frío ni caliente, te vomitaré de mi boca”. Apocalipsis 3.14-16.

___________________________________________________

Tomado del sitio web de nuestro pastor.