Saludos a todos nuestros hermanos y hermanas en Cristo que visitan la página de la Iglesia del Este. Como muchos de ustedes saben, bajamos nuestro sitio web por un tiempo esta semana. Quiero compartir con ustedes la razón por la cual lo hicimos para que estén orando por nosotros (y para que el problema se corrija según la guía y la gracia de Dios).

En primer lugar, parece que la disponibilidad de nuestras enseñanzas puede estar causando divisiones y disensiones en varias iglesias locales en nuestra ciudad. Hay hermanos (miembros de otras iglesias, algunos de los cuales son líderes y otros no) que están estudiando nuestro material y aprendiendo la sana doctrina de la Biblia. Cuando ven la diferencia entre lo que la Biblia dice y lo que sus pastores están diciendo, empiezan a causar problemas de división y disensión hablando acerca de su pastor con los demás miembros. Lo más saludable sería que confronten a sus pastores con la Biblia y con mucho amor para tratar de solucionar los problemas. Si no pueden llegar a una solución, deben salir de sus iglesias y juntarse con otra que, sí, tiene sana doctrina. Esta situación, entonces, nos preocupa.

Seis cosas aborrece Jehová, Y aun siete abomina su alma: Los ojos altivos, la lengua mentirosa, Las manos derramadoras de sangre inocente, El corazón que maquina pensamientos inicuos, Los pies presurosos para correr al mal, El testigo falso que habla mentiras, Y el que siembra discordia entre hermanos. [Prov 6.16-19]

En segundo lugar, y parecido a la primera razón, es el hecho que nosotros necesitamos ayuda. Invertimos muchos recursos (tiempo, talento, tesoro, etc.) en las enseñanzas y el entrenamiento para los demás, pero no vemos a los demás devolviéndonos el favor. O sea, hay muchos hermanos en el área de San José, Costa Rica, que están en iglesias que enseñan doctrina con la cual ellos no están de acuerdo, pero en vez de venir y ayudarnos a nosotros en el ministerio (un ministerio del cual ellos están aprendiendo y recibiendo mucho), escogen quedarse en donde están. Esto, como dije anteriormente, causa problemas para sus propias iglesias y, como estoy diciendo aquí, nos causa problemas acá porque necesitamos de su ayuda y participación en lo que estamos haciendo. Podríamos hacer mucho más si los que están recibiendo nuestra enseñanza (en el área de San José) quisieran juntarse con nosotros. Pero, no quieren y nos han dejado con muchas necesidades que no se suplen. Según la Biblia, las “ovejas” deben hacer la obra del ministerio en la iglesia del pastor que les está alimentando.  O, dicho de otra manera, si quieren quedarse en un iglesia, que se alimenten en aquella iglesia (y si no puede, entonces vaya a donde hay buena comida).

Y él mismo constituyó a unos, apóstoles; a otros, profetas; a otros, evangelistas; a otros, pastores y maestros, a fin de perfeccionar a los santos para la obra del ministerio, para la edificación del cuerpo de Cristo… de Quien todo el cuerpo, bien concertado y unido entre sí por todas las coyunturas que se ayudan mutuamente, según la actividad propia de cada miembro, recibe su crecimiento para ir edificándose en amor. [Ef 4.11-16]

En tercer lugar, parece que estamos perpetuando un problema entre muchos pastores que no quieren estudiar la Biblia por sí mismos. Según 2Timoteo 2.2, no hay ningún problema en aprender de otros – de hecho, debemos hacerlo. Pero como pastores tenemos la responsabilidad de leer la Biblia, estudiarla y meditar en ella primero, para que después podamos aprovechar de los otros libros y enseñanzas que Dios ha puesto a nuestro alcance. Hemos llegado a enterarnos de pastores que están bajando nuestras enseñanzas para dárselas a sus congregaciones sin estudiar la Biblia por sí mismos. Esto, por supuesto, es algo que queda entre ellos y Dios (tendrán que rendirle cuentas al Señor por lo que están haciendo), pero nos preocupa que podríamos tener cierta culpa en perpetuar el problema.

La razón por la cual hemos vuelto a subir nuestro sitio web en su totalidad es la edificación de nuestros hermanos en Cristo, especialmente los de otras ciudades en Costa Rica y también los que viven en otros países (los apreciamos mucho y sus mensajes de agradecimiento nos animan en la obra como ustedes no se imaginan). Creemos que es una minoría que abusa de los recursos de este sitio web (y del ministerio de esta iglesia local). La gran mayoría de ustedes no tiene ninguna culpa y queremos ser una bendición en sus vidas, si así nos permiten. A ustedes esperamos que el Señor les bendiga grandemente y para ustedes hemos subido nuestro sitio web otra vez.

Yo, por ahora, voy a dejar los comentarios abiertos en este artículo. Así que, si le gustaría dejar sus comentarios acerca de este asunto, le agradeceríamos mucho (serán moderados y cualquier comentario indebido será borrado). Sólo haga click en el título de este artículo y abajo, en la pagina que se le abre, habrá espacio para sus comentarios.

¡Gracias por todo su apoyo y su amistad en el Señor! ~Greg