[Este estudio está disponible para bajar en formato de PDF en la página de los estudios de tema o directamente haciendo click aquí. Si quiere leer más cómo estudiar la Biblia, le invito a bajar el libro que he escrito sobre este tema: Cómo estudiar la Biblia. ~Greg]

¿Por qué hay “reglas” en el estudio de la Biblia? En primer lugar, la Palabra de Dios es un Libro peligroso.

Y tened entendido que la paciencia de nuestro Señor es para salvación; como también nuestro amado hermano Pablo, según la sabiduría que le ha sido dada, os ha escrito, casi en todas sus epístolas, hablando en ellas de estas cosas; entre las cuales hay algunas difíciles de entender, las cuales los indoctos e inconstantes tuercen, como también las otras Escrituras, para su propia perdición. [2Ped 3.15-16]

La Biblia es probablemente el Libro más peligroso del mundo, porque de ella viene la enseñanza de cómo evitar el infierno e ir al cielo. O sea, este Libro puede salvar su alma y darle vida eterna, o puede condenarle a una eternidad en el lago de fuego que Dios preparó para el diablo y sus ángeles. Si uno no recibe bien la enseñanza de la Escritura, puede hallarse un día en el infierno. También, para los cristianos, la Biblia es un Libro peligroso porque si torcemos la Escritura fuera de su contexto, es herejía. Y aunque no estamos en peligro de perder nuestra salvación, sí podemos perder nuestra herencia en Cristo si no seguimos la sana doctrina mientras que estemos en la tierra. Puesto que la Biblia es así, Dios nos ha dado unas reglas para que no nos hagamos daño manejándola de maneras equivocadas.

En segundo lugar, hay reglas en el estudio de la Biblia porque podemos hallarnos “descalificados” si tergiversamos la Escritura.

Y también el que lucha como atleta, no es coronado si no lucha legítimamente. [2Tim 2.5]

Como un atleta que corre hacia la meta para ganar el premio, si nosotros no corremos “legítimamente” (o sea, según las reglas), quedaremos descalificados y eliminados del premio al final, de la recompensa en el Tribunal de Cristo. Las reglas del estudio bíblico nos marcan la cancha y nos enseñan los límites para que podamos “jugar” con toda confianza. Así que, con un buen entendimiento de estas reglas, podemos correr con toda nuestra fuerza hacia la meta sabiendo que estamos luchando legítimamente.

Este estudio se trata de un análisis de 21 diferentes reglas del estudio bíblico sano. Lo que hay que entender por la palabra “sano” es que al estudiar la Biblia según las reglas, podremos estar seguros que estamos sacando, definiendo y aplicando la sana doctrina y no tergiversaciones de la Escritura. Algunas de las reglas son de sentido común, mientras que otras requieren un poco más de explicación e ilustración. Así que, si entiende la regla la primera vez que la lee, qué bien. Si no, repase la lectura para estar seguro de que entiende el concepto.