Bajar este estudio en PDF: 081125_exod_26_01-06_cortinas.pdf

Bajar este estudio en mp3: 081125_exod_26_01-06_cortinas_32kbps.mp3

Harás el tabernáculo de diez cortinas de lino torcido, azul, púrpura y carmesí; y lo harás con querubines de obra primorosa. La longitud de una cortina de veintiocho codos, y la anchura de la misma cortina de cuatro codos; todas las cortinas tendrán una misma medida. Cinco cortinas estarán unidas una con la otra, y las otras cinco cortinas unidas una con la otra. Y harás lazadas de azul en la orilla de la última cortina de la primera unión; lo mismo harás en la orilla de la cortina de la segunda unión. Cincuenta lazadas harás en la primera cortina, y cincuenta lazadas harás en la orilla de la cortina que está en la segunda unión; las lazadas estarán contrapuestas la una a la otra. Harás también cincuenta corchetes de oro, con los cuales enlazarás las cortinas la una con la otra, y se formará un tabernáculo. [Exod 26.1-6]

“El tabernáculo” en este pasaje se refiere a la “tienda” que constaba del Lugar Santo y del Lugar Santísimo. En esta “tienda” Dios moraba entre los hombres, en medio de Su pueblo. En Éxodo 26.1-14 vemos una descripción del “techo” (las cubiertas) del tabernáculo.

  • (v1) Tenía una capa de lino bordado (obra de recamador) con azul, púrpura y carmesí (rojo).
  • (v7) Había una segunda capa hecho de pelo de cabra.
  • (v14a) Encima de esto estaba una tercera capa de pieles de carneros teñidas de rojo.
  • (v14b) La cuarta y última capa era de pieles de tejones.

En este estudio analizamos la primera cubierta de diez cortinas de lino (Exod 26.1-6). Hay siete cosas en la descripción de estas cortinas que nos pintan un cuadro bellísimo de nuestro Señor y Salvador Jesucristo

  1. (v1) El material de las cortinas
  2. (v1) Los tres colores de las cortinas
  3. (v1) Los querubines bordados en las cortinas
  4. (v2) Las medidas de las cortinas
  5. (v1-2) El significado de los elementos de las cortinas en conjunto
  6. (v3-5) Las lazadas de azul
  7. (v6) Los corchetes de oro

Las cortinas internas del tabernáculo eran una “sombra” (un tipo y cuadro) de lo por venir: El Señor Jesucristo, nuestro Salvador.