Capítulo 8: Las consagraciones de los sacerdotes [pdf o mp3] (Mensaje #14)

Este capítulo es el primero de un trío (Levítico 8 – 10) en el que vemos el actuar de los sacerdotes. En ellos encontramos las claves de un ministerio eficaz: obediencia y sumisión.

A lo largo de estos tres capítulos encontramos recurrentemente la frase: “hizo como Jehová lo había mandado” o “hicieron como Jehová mandó por medio de Moisés”, con todas sus posibles variantes. Siempre mostrando que no solamente hacían lo que Dios pedía, sino que también lo hacían de la manera en que Él lo había pedido.

En esta oportunidad, Greg nos predica de la necesidad que tenemos los cristianos de consagrarnos -santificarnos- si es que deseamos ejercer el ministerio que nos ha sido encomendado a todos los redimidos: el ministerio de la reconciliación.

De manera que nosotros de aquí en adelante a nadie conocemos según la carne; y aun si a Cristo conocimos según la carne, ya no lo conocemos así. De modo que si alguno está en Cristo, nueva criatura es; las cosas viejas pasaron; he aquí todas son hechas nuevas. Y todo esto proviene de Dios, quien nos reconcilió consigo mismo por Cristo, y nos dio el ministerio de la reconciliación; que Dios estaba en Cristo reconciliando consigo al mundo, no tomándoles en cuenta a los hombres sus pecados, y nos encargó a nosotros la palabra de la reconciliación.

(2 Corintios 5:16-19)

~Nicolás