Mensaje #17 de la serie sobre la teología sistemática

  • Notas del mensaje [PDF]
  • Audio del mensaje [mp3]
  • Audio alternativo está en Archive.org

En este estudio seguimos con la antropología (la doctrina del hombre) y junto con esto tocamos también la hamartiología (la doctrina del pecado).

  1. Sabemos que el hombre fue creado a la imagen de Dios (de tres partes: espíritu, alma y cuerpo), pero cayó en el pecado.
  2. Aquel pecado ha pasado de generación en generación y ha afectado a cada ser humano que ha existido (nacimos con “el pecado” y todos hemos cometido “pecados”).

Retomamos este tema una vez más para volver a hablar acerca de las tres partes del hombre, pero ahora vamos a enfocarnos en la salvación del hombre pecador. ¿Qué fue “salvo / salvado” en nosotros cuando nos convertimos a Cristo? ¿Qué tiene que ver la salvación con nuestro espíritu, nuestra alma y nuestro cuerpo? Vamos a ver que aunque fuimos salvos en el momento de nacer de nuevo (el día de nuestra conversión a Cristo), no “todo” nuestro ser “fue salvo” en aquel momento. Sólo una parte… (por ahora…)

Los tres puntos principales para este estudio:

  1. En el pasado nuestro espíritu “fue” salvo.
  2. En el futuro nuestro cuerpo “será” salvo.
  3. En el presente nuestra alma está “siendo” salva.