¿Por qué usar la Ley de los Diez Mandamientos en el Evangelismo?

La eternidad (sea para el cristiano que va para el Tribunal de Cristo o el impío que irá al Juicio del Gran Trono Blanco), está en juego. Los hombres invierten tanto en lo terrenal que ignoran que sus vidas son “neblina que se aparece por un poco de tiempo, y luego se desvanece” (Stg. 4.14b).

Debemos enfocarnos en perspectiva de nuestra misión de vida. Esto es así si usted es cristiano, pues Dios no se lo llevó en el momento de su conversión. Usted está aquí por y para algo.

Ocupamos cuidarnos de las malas doctrinas y falsos maestros, y ser efectivos en exhortar a otros que estén usando mal el tema de la Ley en nuestro tiempo.

“Pero sabemos que la ley es buena, si uno la usa legítimamente; conociendo esto, que la ley no fue dada para el justo, sino para los transgresores y desobedientes, para los impíos y pecadores”. 1Tim. 1.8-9a.

Descargar el mensaje: Notas en PDF | Audio en MP3.

Escuchar en línea: Clip de audio: Es necesario tener Adobe Flash Player (versión 9 o superior) para reproducir este clip de audio. Descargue la versión más reciente aquí. También necesita tener activado Javascript en su navegador.