No puede… el árbol malo dar frutos buenos.” [Mat 7.18]

[Puede leer todo este estudio y otros parecidos en nuestra sección de los Pentecostales.]

Para entender el movimiento pentecostal que existe en la actualidad, tenemos que analizar sus raíces. ¿Cómo es que comenzó y cuándo? El movimiento pentecostal no existía antes de 1901 d.C. Todo lo que uno podría tildar “pentecostal” en el cristianismo hoy en día comenzó con una mujer, Agnes Ozman, de Topeka, Kansas (EE.UU.), que habló incoherentemente en una reunión el 1 de enero, 1901. Luego, el movimiento se desencadenó por medio del ministerio de un negro, William Seymour, que empezó una obra en Azusa Street (la Calle Azusa) en Los Ángeles después de haber sido echado de una iglesia bautista por enseñar mala doctrina.

Haríamos bien tomando en cuenta lo que Jesucristo dijo acerca de los árboles en Mateo 7.18. Si las raíces del movimiento pentecostal son malas, ¿cómo será el árbol y su fruto después?

No seamos negligentes en el uso de la Escritura. Debemos juzgarlo todo por la Biblia y retener sólo lo bueno. Una vez que dejamos de hacer esto, somos presa fácil para el enemigo y sus falsos profetas (y falsos apóstoles).

Este tipo de negligencia con la Escritura era el problema durante los días de apostasía en el Antiguo Testamento.

Mi pueblo fue destruido, porque le faltó conocimiento. Por cuanto desechaste el conocimiento, yo te echaré del sacerdocio; y porque olvidaste la ley de tu Dios, también yo me olvidaré de tus hijos. [Os 4.6]

Este era el problema durante los días de apostasía durante la primera venida de Cristo.

Entonces respondiendo Jesús, les dijo: Erráis, ignorando las Escrituras y el poder de Dios. [Mat 22.29]

Este es el problema durante nuestros días—los últimos días de apostasía justo antes del arrebatamiento de la Iglesia.

Porque vendrá tiempo cuando no sufrirán la sana doctrina, sino que teniendo comezón de oír, se amontonarán maestros conforme a sus propias concupiscencias, y apartarán de la verdad el oído y se volverán a las fábulas. [2Tim 4.3-4]

Tenga mucho cuidado que no está siguiendo nuevas doctrinas, porque son doctrinas de demonios.

Pero el Espíritu dice claramente que en los postreros tiempos algunos apostatarán de la fe, escuchando a espíritus engañadores y a doctrinas de demonios; por la hipocresía de mentirosos que, teniendo cauterizada la conciencia. [1Tim 4.1-2]

Baje este estudio de la Historia del movimiento Pentecostal y léalo. Después, puede seguir con todos los demás temas en la sección de Los Pentecostales.