Hola a todos. Espero que se encuentren bien porque por aquí estamos experimentando un poquillo de opocición. Parece que a alguien le gusta “hackear” (entrar forzada e ilegalmente a) nuestros sitios web. Me imagino que muchos de ustedes ya notaron los problemas durante los últimos ocho o quince días.

Quiero que sepan que estamos trabajando en esto y que les pedimos (con todo el corazón, con mucha humildad y pena) que nos disculpen. Si me permiten, quisiera explicar la situación.

En primer lugar, el “hackeo” vino por medio de una conección “FTP”, que es cómo nosotros subimos nuevos archivos a la página (porque el servidor y proveedor que usamos no tiene otra maneramás segura de hacerlo). Los ataques no vineron por el nuevo sitio. No tienen que ver con “virus”. Hackearon todos nuestros sitios (son diez los que manejamos) y no sólo el de la Iglesia del Este. Así que, si vamos a echarle la culpa a alguien, tenemos que hacerlo aquí, conmigo (Greg) porque yo soy el responsable por la seguridad de todos los diez sitios (alguien me está ayudando con el desarrollo del nuevo sitio, pero él no tiene nada que ver con el servidor ni con la seguridad del mismo; todo esto me toca a mí). Así que, nos hackearon porque yo no sabía bien cómo manejar la seguridad del FTP. Ahora, creo que he aprendido un poco y traté de cerrar la puerta. Esperemos que sí…

En segundo lugar, el hackeo de esta semana hizo un daño en el nuevo sitio que no podemos lograr resolver. Así que, hemos vuelto a usar el viejo. Para que sepan, vamos a estar con este viejo sitio por un tiempo mientras hacemos dos cosas:

  1. Mientras desarrollemos un nuevo sitio aparte (bien hecho, bien seguro, bien de todo);
  2. Mientras probemos la seguridad de este sitio (porque no hay guarantía que los hackeadores no vayan a meterse en este).

En tercer lugar, para que sepan, el hackeo vino de esta dirección IP: 61.235.117.75. Cómo pueden ver si siguen el vínculo, es una dirección de alguien en la China (o por lo menos un “proxy” que está ahí). Por esto, no creemos que sea alguien por aquí que tiene “algo en contro” de la iglesia, etc. Creemos que es algún tipo de “robot” (programa sencillo) que va buscando “puertas abiertas” para hacer daño (como hacen los jóvenes que grafiti). Se me que quedaron MUCHAS puertas abiertas por mi ignorancia de la seguridad del FTP, entonces cuando lo notaron, entraron con creces. Sin embargo, debido al “breve curso intensivo” de esta semana, aprendí algo — o por lo menos esto espero.

Voy a estar trabajando en estos días para subir los mensajes que faltan. Entonces, les pido paciencia… deme un tiempito y trataré de limpiar todo este desorden que los hackeadores nos causaron.

Les agradecemos mucho (como ustedes, me imagino, saben) si podrían orar por nosotros durante este tiempo. Gracias, de mi parte y también de parte de la Iglesia del Este.

Greg (pastor, Iglesia del Este)