Mensaje #17 de la serie sobre la teología sistemática

Vínculos: mensaje [pdf] | audio [mp3] | Archive.org

El Crecimiento espiritual requiere la participación de su cuerpor en el proceso. En la lección pasada vimos una explicación de la verdad de las tres partes del cristiano:

  1. Su espíritu fue salvo en el pasado—en el momento de nacer de nuevo, cuando se convirtió a Cristo.
  2. Su alma está “siendo salva” en el presente—Dios nos está conformando a la imagen de Cristo.
  3. Su cuerpo estará salvo en el futuro—cuando Cristo venga y nos arrebate, nos resucitará también.

Pero, ahora necesitamos aclarar dos cosas con base en la enseñanza anterior:

  1. (1Cor 3.1) Dios quiere que seamos “espirituales” y no “carnales”. Quiere que seamos como Cristo.
  2. La segunda cosa es el tema para esta mañana: Para crecer espiritualmente, su cuerpo es la clave.

En la lección anterior vimos que la batalla del cristiano toma lugar en el alma (en su mente, su voluntad y aún sus emociones). Esto es cierto. Pero si usted quiere experimentar la victoria en esta batalla (crecer en Cristo, formar la espiritualidad en su vida y conseguir la victoria sobre los pecados que le asedian), su cuerpo es la clave. Vemos esta verdad en dos pasajes esta lección.