Mensaje #18 de la serie sobre la teología sistemática

Vínculos: Estudio [pdf] | Mensaje [pdf] | Audio [mp3] | Archive.org

Quien [Cristo] llevó él mismo nuestros pecados en su cuerpo sobre el madero, para que nosotros, estando muertos a los pecados, vivamos a la justicia; y por cuya herida fuisteis sanados. [1Ped 2.24]

Con esta lección empezamos un nuevo tema en nuestro estudio de la teología sistemática: La soteriología. La soteriología es el estudio de la salvación y siendo tal es también un estudio de la obra de Cristo. Aunque hay muchas maneras de estudiar la obra salvadora de Cristo Jesús, he escogido una exposición de un pasaje del Antiguo Testamento que nos muestra un cuadro maravilloso de lo que el Señor hizo para nosotros: Levítico 16 y el día de la expiación. “Expiación” quiere decir “borrar” en el sentido de borrar la culpa de uno. Es pagar por dicha culpa y así borrarla de toda memoria.

En Levítico 16 tenemos la ley sobre el día de la expiación de los judíos y en este capítulo hay una “sombra” de la obra de expiación que Cristo realizó por nosotros en la cruz.