Este estudio forma parte de la serie “Cómo estudiar la Biblia”.

Obviamente Dios inspiró los originales de la Escritura, palabra por palabra (2Ped 1.19-21) y prometió preservar estas palabras para siempre (Sal 12.5-7; Mat 24.35). Las palabras inspiradas y preservadas de Dios forman lo que se llama “la Escritura”, el conjunto del Antiguo Testamento y el Nuevo (Luc 24.44-45; 2Ped 3.15-16). La Escritura—el conjunto de las palabras de Dios—es una copia y a menudo una traducción de los originales (2Tim 3.15-17) que uno puede obtener, tener en su posesión, leer y estudiar todos los días de su vida (Hech 17.11).

Toda esta verdad nos lleva a una pregunta práctica e importante:

¿Dónde podemos nosotros de habla española obtener una copia de la Escritura—de las palabras inspiradas y preservadas de Dios—que podemos leer y estudiar?

En este estudio procuramos contestar esta pregunta bíblica y lógicamente. Espero que le sea de mucho provecho y bendición. ~Greg