Debemos vivir una vida que sea digna de un verdadero cristiano; estemos donde estemos debemos estar firmes unidos en un mismo espíritu, unánimes por la fe del evangelio; sin dejarnos intimidar por el adversario.

Pablo esperaba que los filipenses se mantuvieran firmes, unánimes por la fe del evangelio, él sabía que habían falsos maestros y falsos cristianos en la iglesia.

A menudo pensamos que las cosas que se nos presentan NO tienen solución, perdemos quizás hasta la esperanza de salir adelante. El verdadero cristiano se mantendrá sereno, dueño de sí mismo, de su situación ¿Por qué? Su mira esta puesta en las cosas que son eternas, en su salvación.

Pablo sabía que la predicación del evangelio NO era fácil. Cuando el evangelio llegó por primera vez a Filipos, los filipenses vieron a Pablo librar su propia batalla. Le vieron azotado y encarcelado por la fe (Hch 16:19).

Los filipenses sabían los sufrimientos de Pablo en predicar el evangelio, desde que estuvo preso en Filipos; hasta ahora que les escribe esta carta estando encarcelado en Roma, por llevar el evangelio de Cristo.

Descargar el mensaje: Notas en PDF | Audio en MP3.

Escuchar en línea:

Clip de audio: Es necesario tener Adobe Flash Player (versión 9 o superior) para reproducir este clip de audio. Descargue la versión más reciente aquí. También necesita tener activado Javascript en su navegador.