Nuestra misión de vida: Buscar y salvar a los hombres perdidos

Queremos exhortarle a realizar la obra más importante que podemos hacer durante esta vida: buscar y salvar a los hombres que están perdidos en sus pecados.

El evangelismo es la obra que hace la diferencia en el destino eterno de una persona.

Esta es una serie de predicaciones que se dio durante varios meses en nuestra iglesia los domingos. La calidad del sonido no es muy buena debido a que estábamos en una bodega. Sin embargo, si puede aguantarlo, la enseñanza es clave.

1. La misión: ¿Cuál es nuestra misión de vida?

Primero que nada: Una “misión” es el “qué hago”. Una declaración de misión define la obra a la cual uno se dedica. Nuestra misión de vida es muy fácil de entender. Sólo requiere que nos hagamos una pregunta…

En 3 millones de años, ¿cuál es la única cosa de esta vida que valdrá la pena?

O si lo quiere un poco más de cerca…

En 150 años, ¿qué de esta vida será importante? ¿Su carro? ¿Su casa? ¿Su país de residencia? ¿Sus títulos de la Universidad? ¿Su trabajo? ¿Su conocimiento de la Biblia? ¿La copa mundial?

Píenselo… en 150 años, la única cosa que será importante es el hecho de estar en el cielo o en el infierno.

Usted puede tener: Una buena educación (muchos títulos), un buen trabajo, una buena casa, un buen carro, una linda familia (bien cuidada)… Si muere y pasa la eternidad en el infierno y el lado de fuego… ¡No vale nada!

Si esto es lo más importante de toda la vida (y lo es), a los cristianos se nos surge otra pregunta:

¿Qué estamos haciendo hoy que hará una diferencia en la eternidad?

Descargar el estudio completo: Notas en PDF | Audio en MP3.

2. Examinarse: Para ver si está en la fe… o no

En 2Cor 13.5 Pablo nos exhorta a “examinarnos” a nosotros mismos y a “probarnos”, para ver si estamos en la fe o no.

Este es un tema que casi no se toca en las iglesias hoy. Si alguien dice que es un cristiano, damos por sentado que lo es (para no “juzgarlo”). Pero el mensaje de la Escritura es un poco más realista… y por esto es también preocupante.

La Biblia menciona falsos maestros, falsos profetas, falsos apóstoles, falsos Cristos, y un falso evangelio. Entonces, ¿por qué es que creemos que todos los que se llaman “cristianos”, lo son?

En la Iglesia de hoy, hay muchos “falsos convertidos” (personas que han experimentado una “falsa conversión”). Son como los que dicen “Señor, Señor…” (¡y son muchos!) pero no son salvos. Pablo sabía que “de vosotros mismos” se levantarían hombres que no formaban parte del rebaño (se veían como cristianos, pero no eran).

Hay personas en las iglesias hoy en día (aun en esta) que han “creído en vano”. No tienen la salvación, aunque creen que sí.

Además os declaro, hermanos, el evangelio que os he predicado, el cual también recibisteis, en el cual también perseveráis; por el cual asimismo, si retenéis la palabra que os he predicado, sois salvos, si no creísteis en vano. [1Cor 15.1-2]

Entonces, haremos bien siguiendo el consejo del Apóstol: Examinarnos para ver si estamos en la fe.

Descargar el estudio completo: Notas en PDF | Audio en MP3.

3. El evangelio bíblico

Así es la presentación del evangelio falso: Dios te ama… y tiene un plan maravilloso para con su vida… Quiere darte paz, gozo, amor y felicidad duradera (bendiciones, prosperidad y victoria).

¿Es esto el evangelio? ¿Es esto el evangelismo bíblico?

Hace tiempo realizaron una actividad “evangelística” con Luis Palau, y en los “tratados” que repartieron se leía lo siguiente: “¿Cristo murió en la cruz para comprarnos la felicidad?”.

El evangelio de nuestra salvación no se trata de la “felicidad” sino de la justicia (y la justicia no se menciona ni siquiera una sola vez en todo el “tratado” de Luis Palau).

La justicia…

  • (Rom 3.10) Nosotros no la tenemos.
  • (Prov 11.4) Es la única cosa que nos librará de la muerte (tanto la primera como la segunda).
  • (Rom 1.16-17) Es lo que Dios revela en el evangelio.
El evangelio moderno (un evangelio falso) no se trata de la justicia, sino de la felicidad (una “mejora de vida”). No resulta en cristianos sino en “falsos convertidos”.

Descargar el estudio completo: Notas en PDF.

4. El peligro del evangelio moderno

“El evangelio moderno” es un evangelio falso y los que lo predican (independientemente de sus intenciones y su sinceridad) son falsos profetas—o sea, son “lobos rapaces” que vienen para destruir.

El evangelio moderno nos ofrece a Cristo Jesús como una “mejora de vida”, no como la fuente de justicia que necesitamos para evitar la condenación del infierno.

Este evangelio dice que Cristo “murió en la cruz del Calvario para comprarnos la felicidad”. O sea, “acepte a Cristo (pídale que entre en su corazón) y usted tendrá gozo, paz y felicidad duradera (será “bendecido, prosperado y victorioso en todo”).

Sin embargo, este no es el evangelio. No es la verdad. El verdadero evangelio es nuestra salvación porque en él recibimos la justicia de Dios.


Porque no me avergüenzo del evangelio, porque es poder de Dios para salvación a todo aquel que cree; al judío primeramente, y también al griego. Porque en el evangelio la justicia de Dios se revela por fe y para fe, como está escrito: Mas el justo por la fe vivirá. [Rom 1.16-17]

El evangelio no se trata de la felicidad (una mejora de vida) sino de la justicia.

Descargar el estudio completo: Notas en PDF | Audio en MP3.

5. El cambio en el evangelio

Hay un evangelio falso que se predica en nuestros días, que ofrece a Cristo como “la solución de sus problemas” (como una mejora de vida: “Cristo murió en la cruz del Calvario para conseguirnos la felicidad”).

El verdadero evangelio de la Biblia es que Cristo murió por nuestros pecados y en Él Dios nos ofrece la justicia (no la felicidad).

Podemos asegurarnos que estamos predicando el verdadero evangelio y no el evangelio moderno de la felicidad por el uso de la Ley—la Ley moral de Dios (expresada en los 10 Mandamientos).

Durante los tiempos del Nuevo Testamento, se usaba la Ley en el “evangelismo” y los grandes predicadores evangelistas de los siglos pasados usaban la Ley en el evangelismo.

¿Qué pasó entonces para que hubiera un cambio tan drástico de un siglo a otro?

Descargar el estudio completo: Notas en PDF | Audio en MP3.

6. El ministerio en días “pos-cristianos”

Alrededor del año 1900, algo cambió en el cristianismo y esto resultó en un cambio en el evangelismo (realmente resulto en muchos cambios, pero hablemos del evangelismo…).

La mayoría de los cristianos dejó de usar la ley para preparar a la gente para recibir la justicia de Dios en el evangelio de Cristo. Empezaron a ofrecer un “evangelio feliz”—sin la ley y sin un claro llamamiento al arrepentimiento.

El evangelio llegó a ser una manera de mejorar su vida (bendecido, prosperado y en victoria).

Para continuar con el tema hay que estudiar un poco acerca del ministerio en nuestros días.

Estamos viviendo en los postreros días de la época de la Iglesia y son días “pos-cristianos”— días de apostasía.

Descargar el estudio completo: Notas en PDF | Audio en MP3.

7. Las conversiones falsas y las verdaderas

Este es un análisis de la parábola del sembrador, porque ahí encontramos la clave para entender nuestra tarea del evangelismo.

Nosotros somos los sembradores y sembramos la preciosa semilla de la Palabra de Dios (el evangelio de Cristo) en la tierra de los corazones de los hombres.

Los cuatro tipos de tierra son cuatro diferentes tipos de personas que oyen la Palabra de Dios.

  • (Mar 4.15) La semilla de la Palabra puede caer “junto al camino”.
  • (Mar 4.16-17) Puede caer en “pedregales” (tierra con mucha piedra).
  • (Mar 4.18-19) Puede caer “entre espinos”.
  • (Mar 4.20) Puede también caer en “buena tierra”.

Específicamente la “tierra” es un cuadro del corazón del hombre (lo más interior de su ser, la fuente de sus pensamientos).

Así que… Con estas definiciones de los elementos básicos, analicemos los 4 diferentes tipos de tierra y lo que pasa con la semilla de la Palabra de Dios cuando se siembra en cada uno de ellos.

Descargar el estudio completo: Notas en PDF | Audio en MP3.

8. Las 5 señales de una falsa conversión


Otra parte cayó en pedregales, donde no tenía mucha tierra; y brotó pronto, porque no tenía profundidad de tierra. Pero salido el sol, se quemó; y porque no tenía raíz, se secó. [Mar 4.5-6]

La parábola del sembrador nos enseña mucho acerca del evangelismo y lo que podemos esperar al ir a la mies del Señor.

Una de las cosas más importantes que podemos rescatar de esta parábola es la enseñanza sobre la falsa conversión.

¿Cómo es que podemos saber que un “creyente” realmente no se convirtió?

¿Cómo podemos distinguir entre una falsa y una verdadera conversión?

La parábola del sembrador nos da 5 señales de una falsa conversión.

Descargar el estudio completo: Notas en PDF | Audio en MP3.

9. Las 5 señales de una verdadera conversión

Las 5 señales son 5 diferentes tipos de fruto que la Biblia dice que habrá en la vida de un verdadero cristiano.

  • (Mat 7.15-18) Cristo Jesús dijo que la evidencia convincente de la conversión de uno era el fruto que se podía ver en su vida.
  • (Mat 7.18) Un árbol malo es incapaz de (no “puede”) dar buen fruto exactamente como un buen árbol es incapaz de (no “puede”) dar fruto malo.
  • (Mat 7.19-20) Si no hay buen fruto en el árbol (en la vida del “convertido”) es porque no se ha convertido. Todavía es un inconverso que si muere, irá al infierno.
Puesto que hubo un cambio de naturaleza, porque nació de nuevo, el verdadero convertido dará su fruto siempre. O sea, nunca se apartará de los caminos de Dios.

Descargar el estudio completo: Notas en PDF | Audio en MP3.

10. ¿Cómo sembrar para cosechar buen fruto?

La parábola del sembrador nos enseña mucho acerca de nuestra “Misión de Vida” de buscar y salvar a los pecadores perdidos en sus pecados.

  • Nos enseña lo que hemos de buscar para saber si una conversión fue verdadera o falsa.
  • Además, nos enseña unos principios importantes acerca de la manera de sembrar que llevará mayor fruto.

Sólo tenemos que pensar en cómo un agricultor hace su obra para recibir una buena cosecha.

  • Ya entendemos que la semilla es la Palabra de Dios (¡entonces la semilla es buena!).
  • Para recibir una buena cosecha, hay que preparar la tierra antes de sembrar la semilla.
  • En la parábola del sembrador, Dios nos enseña a cómo hacer esto…

Descargar el estudio completo: Notas en PDF | Audio en MP3.

11. La cruz: ¿Por qué murió Cristo?

¿Por qué murió el Señor Jesucristo?: Cristo murió porque Dios es santo, bueno y justo… y Su Ley exige la muerte por cualquier infracción. Así que…

EN LA CRUZ VEMOS LA JUSTICIA DE DIOS (y por esto Cristo murió).
  • (Heb 4.15) Cristo nunca pecó. O sea…
  • (Juan 8.29) Cristo siempre hacía lo que le agradaba a Dios (siempre hacía Su voluntad).
  • (Isa 53.5-6) Cristo no murió por nada que Él hizo. Murió por algo que nosotros hicimos…

Descargar el estudio completo: Notas en PDF | Audio en MP3.

12. La cruz: ¿Para qué murió Cristo?

Cristo sufrió la muerte física por nosotros.
Cristo sufrió la muerte espiritual por nosotros.
Cristo sufrió la muerte eterna de su alma en el infierno por nosotros.

Descargar el estudio completo: Notas en PDF | Audio en MP3.

Si quiere prepararse y equiparse más para la obra de evangelismo

  • Estudie la clase “Descubrir su Misión” que viene conjunto con el “Taller de Evangelismo” (05_mision_y_taller-de-evangelismo.pdf).
  • Baje, imprima, emplastique y use las “láminas evangelísticas” (grandes o pequeñas).
  • Estudie y ponga en práctica el “Manual para Testificar” por Todd Friel (ver la página del mismo título también).
  • Revise el folleto titulado “¿Está Seguro? ¡Esté Seguro!” que contiene mucha de la información de estos estudios sobre evangelismo. Si tiene un amigo o un grupo de personas interesadas en comprender el verdadero evangelio, este libro sería una buena herramienta para ayudarlos en sus reuniones.