La filosofía del “evangelismo por medio de amistades” nos enseña que tenemos que ser “amigos” de los pecadores antes de que podamos testificarles efectivamente. O sea, “hay más fruto si me muestro amigo primero”. ¿Será bíblico esto?

En su libro Una cosa que no podrás hacer en el cielo Mark Cahill dice que cuando no queremos hablar acerca de nuestra fe, muy a menudo se debe a que nos avergonzamos del evangelio (nos preocupa lo que la gente pensaría de nosotros si hablamos del evangelio).

Pero la gran mayoría de las personas en este mundo quiere hablar de cosas espirituales, de la eternidad, de Dios y de lo que pasa después de la muerte. El problema no es el tema sino cómo presentamos el tema. Es el uso de la Ley que hace toda la diferencia. A menudo no sabemos cómo introducirlo en las conversaciones que tenemos con gente durante el día. Para esto, yo sugiero dos cosas:

  1. La preparación: Nadie manda a un soldado a la guerra sin entrenarlo primero, y así debe ser el cristianismo. Entonces, aproveche de las oportunidades que tiene para prepararse para evangelizar bíblicamente. Hay recursos en este sitio, en evangelismobiblico.com y también en inglés.
  2. La práctica: El conocimiento y el entrenamiento no sirven para nada si no lo hacemos. Por supuesto es torpe al principio, pero con evangelismo es igual que con las otras habilidades en esta vida: Cuanto más practicamos, mejores seremos. Si quiere ver cómo puede “practicar”, le invito a “verlo en vivo”.

Para ilustrar el gran peligro del “evangelismo por medio de amistades”, quisiera compartir una alegoría de una de las lecciones de la Escuela de Evangelismo Bíblico, de Ray Comfort:

Cristian Osinamor: Hola Señora Sanchez. ¿Como le va? ¿Ya llegó Eloy?

Sra Sanchez: Ustedes van a almorzar nuevamente, ¿verdad que sí? No lo he visto en la sala de recepción en todo el día. La semana pasada vino a trabajar con una fuerte resaca. Probablemente le haya pasado lo mismo hoy. ¿Cómo estuvo la reunión?

Cristian Osinamor: Estuvo muy buena. Tuvimos al hermano Ale Luyas que tuvo una serie de reuniones de sanidad. Cientos dieron su corazón al Señor. Yo estoy a cargo del programa de seguimiento. Nunca me di cuenta cuan fácilmente las personas se salvan. Muchos se sanaban y la gente venía al altar aún sin que se les predicara.

Sra Sanchez: Qué bendición. Nosotros también lo tuvimos en nuestra iglesia. Él usa el evangelismo amistoso—ese evangelismo por medio de amistades, ¿no es cierto?

Cristian Osinamor: Sí, a mi también me gusta. Incluso lo estoy usando con Eloy. Hemos llegado a ser buenos amigos ya de años.

Sra Sanchez: Me gusta esa forma de llegar a la persona. Es mucho mejor que meterle el evangelio por la garganta.

Cristian Osinamor: Sí, claro… eso más bien puede alejarlos. Estoy esperando el tiempo oportuno para mencionarle las cosas de Dios a Eloy, no quiero que se sienta incómodo. Eloy vino a una de las reuniones, y parece que le gustó. Esa es la cosa buena acerca del evangelismo no confrontacional. Sin embargo, no entregó su corazón al Señor. Quizás hoy sacará el tema. Yo nunca lo hago, porque no quiero ofenderlo, solo soy un buen amigo y creo que esa es la forma correcta de abordarlo.

Sra Sanchez: Estoy de acuerdo. Llamaré al tercer piso y hablaré con su secretaria. Quizás ella sabrá porqué tarda.

Cristian Osinamor: Está bien…

Sra Sanchez: Juanita… hola, le habla Rosa Sanchez… ¿Llegó Eloy Vives? Cristian Osinamor está aquí para ver…

Cristian Osinamor: ¿Qué pasa? Te has puesto pálida.

Sra Sanchez: Lo lamento, Eloy murió durante la noche. Tuvo un aneurisma mientras dormía y fue declarado muerto a las 8:17 hs. esta mañana…