Andrés y yo fuimos hoy en la mañana (lunes, de 9:00 a 11:00 am) para repartir la Revista puerta-a-puerta en San Francisco de Dos Ríos. Dios nos abrió muchas puertas para testificar a varias personas usando la Revista y también el billete de un Millón de Dólares.

  • Pudimos testificar a varios obreros de la municipalidad que estaban limpiando los parques.
  • Hablamos con un par de guardias y unos muchachos de una construcción.
  • Además tratamos de testificar a dos jóvenes que estaban “jugando” con patinetas, pero nos dijeron que no estaban preocupados por la muerte porque querían “vivir bien ahora”.

En fin, en sólo dos horas Dios nos abrió más de una docena de puertas para hablar con individuos y presentarles el evangelio en una conversación tranquilo y “real”. Además repartimos muchas copias de La Revista. ¡Sigamos orando por puertas abiertas y el denuedo para hablar como debemos! ~Greg

Perseverad en la oración, velando en ella con acción de gracias; orando también al mismo tiempo por nosotros, para que el Señor nos abra puerta para la palabra, a fin de dar a conocer el misterio de Cristo, por el cual también estoy preso, para que lo manifieste como debo hablar.[Col 4.2-4]

Orando en todo tiempo con toda oración y súplica en el Espíritu, y velando en ello con toda perseverancia y súplica por todos los santos; y por mí, a fin de que al abrir mi boca me sea dada palabra para dar a conocer con denuedo el misterio del evangelio, por el cual soy embajador en cadenas; que con denuedo hable de él, como debo hablar. [Ef 6.18-20]