Ande con corazón íntegro y haciendo lo que a Dios le agrada.

Seguimos adelante con nuestra Lectura Congregacional 2011. Las últimas semanas hemos visto mucha historia relacionada con los reyes de Israel y de Judá. Desde que comenzamos con los libros de Crónicas nos hemos enfocado más en la casa de David, es decir los reyes de Judá que gobernaron luego de Salomón en Jerusalén.

Algunos de ellos hicieron lo bueno a los ojos de Dios pero sólo en parte. No es sino hasta el gobierno de Ezequías que vemos un rey con un corazón completamente entregado a Jehová.

Ezequías no sólo se encargo de limpiar el templo y la ciudad de todas las contaminaciones de los ídolos, sino que llamó a las tribus de Efraín y Manasés (2Cr. 30.1) para celebrar la pascua (fiesta que había sido dejada de lado por muchos años) y además enfrentó exitosamente al ejército de los asirios, acudiendo con humildad delante de Jehová para que Él le librara de sus manos.

Si queremos ser personas que siguen los buenos ejemplos, debemos conocer más sobre Ezequías, y aplicar los principios que vemos durante su reinado a nuestras vidas y a la forma que administramos nuestras familias, ministerios e iglesia.

Estudiando la vida de Ezequías recordamos que debemos andar con corazón íntegro y haciendo lo que a Dios le agrada.

Descargar el mensaje: Estudio en PDF | Audio en MP3.