Este estudio forma parte de la serie “Cómo estudiar la Biblia”.

¿Cuánto tiempo pasó la nación de Israel en esclavitud en Egipto, antes del Éxodo?

Esta pregunta es clave en el asunto de la dispensación de Abraham. Gálatas 3 .17 dice que todo el tiempo de esta dispensación (desde la promesa hasta la ley) fue sólo 430 años.

Esto, pues, digo: El pacto previamente ratificado por Dios para con Cristo, la ley que vino cuatrocientos treinta años después, no lo abroga, para invalidar la promesa. [Gal 3.17]

Pero, hay otros versículos que dan a entender que la estancia de Israel en Egipto (no toda la dispensación de Abraham, sino sólo la parte cuando los judíos moraron en Egipto) fue de 400 o de 430 años.

Y le dijo Dios así: Que su descendencia sería extranjera en tierra ajena, y que los reducirían a servidumbre y los maltratarían, por cuatrocientos años. [Hech 7.6]

El tiempo que los hijos de Israel habitaron en Egipto fue cuatrocientos treinta años. [Exod 12.40]

Pero, si estuvieron en Egipto 400 o 430 años…

¿Cómo puede ser que Gálatas dice que todo el tiempo de esta dispensación fue de 430 años?

¿Qué hay del tiempo de Abraham, de Isaac y de Jacob antes de que él descendió a Egipto con 130 años de edad?

Esto es lo que resolvemos en este estudio. Pero, antes de empezar a ver los detalles de este asunto, es importante entender dos cosas. Primero, la Biblia es infalible. Segundo, yo soy un hombre y me equivoco. Estoy usando la Biblia Reina-Valera de 1960 (RV1960) y creo que es infalible. Es la Palabra inspirada de Dios para la gente de habla española (2Tim 3.15-17). Así que, aun si no entendemos todo lo que estamos leyendo y estudiando acerca de este asunto, la Biblia sigue siendo infalible. No hay errores en ella, tampoco contradicciones. Hay una buena explicación para todo, aun si no la podemos ver ahora. Entendiendo esto, hay que entender también que yo (el autor de este estudio) soy hombre y por lo tanto me equivoco. He encontrado una buena explicación para estos 430 años y la estancia de Israel en Egipto. Sin embargo, cada cual persona que esté leyendo este estudio debería ser como los de Berea y recibir la Palabra con toda solicitud, pero luego escudriñar las Escrituras para ver si estas cosas son así o no (Hech 17.11). No tome mi palabra. Estudie su propia Biblia para ver si mis conclusiones en este asunto son correctas o no. Yo creo que sí. Pero la autoridad final es la Biblia.

¡Qué le bendiga en el estudio de la Biblia!