Al evangelizar, debemos llevar a una persona a comprender lo grave de su pecado, y al entender el castigo de Dios, temerle. Entonces, al comprender de que, en Su benignidad, Dios quiere salvarle, el pecador se somete al Señor Jesucristo arrepintiéndose. Y al comprender su necesidad de un sustituto inocente, el pecador huye al Señor Jesús.

El nombre de Jesús es lo más importante para toda persona. Debemos salir a las calles y plazas y predicar Su Nombre. Mira en este video, cómo Greg Kedrovsky anuncia el evangelio a un joven, mientras muchos otros escuchan.

No se trata simplemente de dar información; al evangelizar, debemos explicar, debemos provocar una impresión en el pecador, asegurándonos de que entienda. Satanás tiene su entendimiento entenebrecido, así que debemos llevar la luz de Dios (sus mandamientos) para que el pecador abra sus ojos.

Por ejemplo, mire la expresión del joven al darse cuenta de:

1- Cuántos pecados ha cometido.
2- Cuánto dura el castigo de Dios en el Infierno.

Y mire cuán relevante se hace el nombre de Jesús al final del vídeo.

Y en ningún otro hay salvación; porque no hay otro nombre bajo el cielo, dado a los hombres, en que podamos ser salvos. Hechos 4.12.