Mensaje #29 de la serie sobre la teología sistemática: La Pneumatología

Vínculos: mensaje | audio

Con esta lección empezamos el último tema de nuestra serie sobre la teología: el Espíritu Santo.

Obviamente, hoy día hay mucha ignorancia de este tema en la Iglesia, y por lo tanto hay muchos errores.

Entonces respondiendo Jesús, les dijo: Erráis, ignorando las Escrituras y el poder de Dios. [Mat 22.29]

Si pudiéramos echar la culpa a alguien, creo que tendríamos que empezar con los pastores, porque nosotros tenemos la responsabilidad de enseñar y predicar la sana doctrina al pueblo de Dios. Lastimosamente, entre los pastores de hoy (y especialmente en cuanto a este tema del Espíritu y Sus obras), hay mucha negligencia. La negligencia en el estudio de la Escritura resulta en la ignorancia de la misma. La ignorancia de la Escritura resulta en errores (tanto en la doctrina como en la práctica). Y si el pastor es negligente, ignorante y errado, así será su iglesia también.

Por lo tanto, vamos a hacer un esfuerzo para aprender lo que la Biblia dice acerca de la Persona y la obra del Espíritu Santo de Dios. Hoy vamos a empezar con lo más fundamental: Vamos a estudio “la Persona y las obras del Espíritu”.