El calvinismo

¿Es la salvación una decisión del pecador o la elección de Dios?

¿Cuántas veces hemos hablado con los inconversos sin ver ni una pista de preocupación o convencimiento en cuanto al pecado? Explicamos la Ley de Dios, la culpabilidad de la persona y el castigo eterno del lago de fuego pero la persona con la cual estamos hablando simplemente bosteza, se fija en su reloj y busca la manera de alejarse de nosotros lo más rápido que sea posible.

Sin embargo, de vez en cuando Dios nos da “uno bueno” y al enseñarle la Ley podemos ver el convencimiento del Espíritu Santo (cierra su boca, deja de justificarse, sus ojos se llenan de lágrimas), al explicarle la realidad del castigo eterno de los culpables vemos su preocupación y al darle las buenas nuevas del evangelio nos gozamos porque un pecador más escapa de la condenación arrepintiéndose y poniendo su fe en Cristo Jesús.

¿Cuál es la diferencia? ¿Qué hace la diferencia entre estos dos tipos de inconversos? ¿Por qué es que uno puede estar tan afectado mientras que el otro bosteza? ¿Será que Dios ha “elegido” a algunos para ser salvos y a otros no?

Este pequeño estudio destaca lo más básico de esta asunto de la “decisión personal” del pecador en cuanto a la salvación y la “elección y predestinación” de parte de Dios.

Descargar el mensaje: Notas en PDF | Audio en MP3.

Escuchar en línea: Clip de audio: Es necesario tener Adobe Flash Player (versión 9 o superior) para reproducir este clip de audio. Descargue la versión más reciente aquí. También necesita tener activado Javascript en su navegador.

Nota: Este estudio está disponible también en la página de Estudios de Temas.