Salomón fue el hombre que Dios escogió para ser rey en Israel después de David. Durante su vida, Salomón, tomó la decisión más sabia y más necia que un hombre pueda tomar. Lo más sabio fue cuando en Gabaón Dios se le presentó y le permitió pedir lo que quisiera y Salomón pidió sabiduría, y Dios se la concedió.

Sin embargo, la sabiduría no viene con el dominio propio. Podemos saber que debemos leer la Biblia y no leerla nunca; podemos saber que hay un creador y no creer en Él. Esto fue lo que le sucedió a Salomón; él sabía que no debía casarse con una que no fuera de su nación y se casó primero con una egipcia (1Rey 3.1). Y luego llegó a tener setecientas mujeres reinas y trescientas concubinas; y sus mujeres desviaron su corazón. (1Rey 11.3).

El tema central del libro de Eclesiastés es: “La Verdad Por Medio De La Vanidad”. Los pasajes claves son:

“El fin de todo el discurso oído es este: Teme a Dios, y guarda sus mandamientos; porque esto es el todo del hombre. Porque Dios traerá toda obra a juicio, juntamente con toda cosa encubierta, sea buena o sea mala”. Ecl. 12.13-14.

Esta es la verdad; temer a Dios y guardar Sus mandamientos es el todo del hombre. Salomón fue el hombre más sabio y esto le trajo poder y riquezas cuál no hubo en la tierra. Salomón fue un científico que se dedico a escribir cientos de libros de todos los conocimientos que tenía. La ciencia es el conocimiento ordenado y generalmente experimentado de las cosas. Y Salomón fue el abogado más notable de los tiempos el médico, el arquitecto, el agricultor, etc…

Descargar el mensaje: Notas del Mensaje | Audio en MP3.