Lo que sigue es sólo la introducción a este estudio.

Procura con diligencia presentarte á Dios aprobado, como obrero que no tiene de qué avergonzarse, que traza bien la palabra de verdad. [2Tim 2.15, Reina-Valera 1909]

Procura con diligencia presentarte a Dios aprobado, como obrero que no tiene de qué avergonzarse, que usa bien la palabra de verdad. [2Tim 2.15; Reina-Valera 1960]

Sin “trazar bien” (dividir bien, distinguir bien las grandes épocas en el plan de Dios), la Biblia “no funciona”. La única manera de resolver las contradicciones aparentes en la Biblia y entender el plan de Dios para Su creación es con la aplicación de la doctrina de las dispensaciones.

La palabra griega que se traduce “usar” en la Biblia Reina-Valera de 1960, se traduce “trazar” en la de 1909 (la versión antigua). La palabra griega (orthotomeō) quiere decir, literalmente, “cortar derecho” o “cortar recto”. Tiene el sentido de cortar una pieza de tela para hacer una tienda. Pablo usó este término en referencia a la Escritura porque su oficio—su trabajo “secular”—era el de un hacedor de tiendas (Hech 18.3). Él siempre tenía que prestar mucha atención a lo que estaba haciendo para “cortar recto” una pieza de tela para hacer una tienda. Si no lo hubiera hecho así, las piezas habrían quedado mal cortadas y la tienda habría sido inútil. Este es, entonces, el sentido que Pablo expresa en cuanto a nuestro estudio de la Palabra de Dios.

Para “usar bien” la Escritura, tenemos que primero “trazarla bien” (dividirla o cortarla bien). Si no estamos “trazando bien” la Palabra de verdad, no podremos “usarla bien”.

Espero que este estudio le ayude a mejor entender las “divisiones” en la Escritura — las grandes épocas en el plan de Dios.

Descargar el mensaje: Notas en PDF.