Deuteronomio, significa: “Segunda Ley”, ya que es la segunda vez que Moisés da la ley. La primera vez fue en el monte Sinaí. Si recordamos, la primera generación había muerto en el desierto a causa del pecado, y no entrarían a la tierra prometida; ni el mismo Moisés entraría. Pero, había una nueva generación que debía escuchar la ley; así lo mandó Jehová a Moisés y así lo hizo.

Esta nueva generación debía conquistar la tierra prometida. Pero, no sin antes oír cuales eran las leyes que Dios les había mandado para conquistar y establecerse en el nuevo lugar sin que se olvidaran de Él y mucho menos de ir en pos de otros dioses, además de todas las demás leyes.

En el libro de Deuteronomio vemos como Dios, a través de Moisés, daba las leyes y luego decía: si obedecen, hay bendición; si desobedecen, hay maldición y pronto. Deuteronomio, podríamos decir que, es el libro de la Instrucción de Dios, por cuanto está lleno de instrucciones por parte de Dios. Pero, también podríamos decir que es el libro de la obediencia.

Si bien es cierto los israelitas debían conquistar la tierra prometida, nosotros hoy debemos conquistar nuestras vidas y a esto llamamos la “Guerra Espiritual”. Pero, para lograrlo debemos prestar atención a tres aspectos que se presentan en Deuteronomio capítulo 7.

Descargar el mensaje: Estudio en PDFAudio en MP3.