Hace poco recibí un correo de un hermano en Cristo con ciertas inquietudes acerca de nuestra enseñanza acerca de las señales — específicamente acerca de las lenguas y la sanidad. Quisiera compartir lo que él dijo, junto con mi respuesta, porque a pesar de tanta enseñanza bíblica acerca de esto siempre hay malentendidos. También, creo que es importante que nosotros (los que creemos lo que la Biblia dice acerca de este tema) aprendamos a expresarnos bien, para evitar este tipo de equivocación, y a ayudar a la gente a ver lo principal en todo esto: Muchos aceptan la experiencia como la autoridad final, no la Biblia.

El hermano que me mandó el correo escribió con mucha gracia y amor, entonces he cambiado su nombre aquí. No es mi intención maltratarlo — ni siquiera sé quien es. Sólo sé, por lo que escribió, que ha leído algunas de nuestras enseñanzas acerca de las señales, prodigios y milagros en la Iglesia de hoy. Así que, voy a llamarlo “Fred”…

Fred: …mi pregunta es la siguiente , como es posible negar una experiencia directa con el Espiritu Santo como las lenguas si lo he vivido propiamente…

Greg: Nadie está negando su experiencia. Creo que yo digo esto específicamente en mi libro y también en las otras enseñanzas en nuestro sitio web. Otra vez: Nadie está negando su experiencia.

Sin embargo, lo que me preocupa de una declaración como la suya es que una gran parte de los cristianos hoy en día quiere elevar la autoridad de sus experiencias encima de la la autoridad de la Palabra de Dios.

¿Cuál es la autoridad final para un cristiano — un seguidor de Cristo? ¿Su experiencia — lo que le pasa? O, ¿la Escritura — la Biblia? Obviamente debería ser la Biblia, pero en realidad muchos toman sus experiencias como la autoridad final, aun encima de la Escritura, y esto es preocupante porque el diablo puede falsificar la obra de Dios; puede falsificar señales, prodigios y milagros; puede aparecer como un “ángel de luz” (o sea, como el mismo Jesucristo). Pero estoy seguro que usted ya sabe esto porque ha leído nuestro material de las señales, prodigios y milagros (especialmente las páginas 25-34).

Este asunto de las “lenguas” es un buen ejemplo de este fenómeno de la autoridad en la vida de un cristiano. Todo el mundo cree que hablar incoherentemente es “hablar en lenguas”, como hicieron en la Biblia. Pero no es así. En el Libro de Hechos sólo hay tres menciones de lenguas, y es obvio que en cada mención los que están hablando en lenguas, están hablando en idiomas conocidos. Hechos 2, la primera mención, sirve de ejemplo:

¿Cómo, pues, les oímos nosotros hablar cada uno en nuestra lengua en la que hemos nacido? [Hech 2.8]

Ahora, si alguien quiere hablar incoherentemente, está bien. No hay ninguna prohibición acerca de eso en la Biblia, aunque Pablo es bastante claro en 1Corintios 14 que no debería hacerlo en la congregación. Si quiere hablar sin entendimiento, que lo haga en la casa porque si lo hace en la congregación, alguien entrará y pensará que los cristianos estamos locos (que, de hecho, es parte del fruto del movimiento de “señales y prodigios”: Todo el mundo cree que somos “panderetas y payasos” por las tonterías que se hacen en el nombre de Cristo en muchas iglesias cristianas hoy día).

Entonces, no estamos negando su experiencia. Si usted se siente bien hablando incoherentemente, perfecto. Yo no. Prefiero seguir a Pablo en la verdad que cinco palabras dichas con entendimiento valen MUCHO más que 10.000 incoherentes (1Cor 14.19).

Lo importante que hemos de entender aquí no se trata de su experiencia (ni de negar la misma). Lo importante aquí es la autoridad de lo que DICE la Escritura, y la Escritura DICE que las lenguas — las lenguas bíblicas — son idiomas conocidos en el mundo. No es hablar incoherentemente. Si quiere hablar incoherentemente, está bien. Si esta experiencia le hace sentirse bien, perfecto. Pero, deberíá hacerlo en la casa y no en la congregación. Sin embargo, sé que usted ya sabe esto porque ya ha leído nuestro material de estudio bíblico sobre las lenguas.

Fred: …como decir que mi abuela fue sana de cancer tres veces y hoy le da la gloria a Dios! como no creer si lo vivo dia a dia, como negar sus dones, como negar su Espirtu? Hoy por hoy manifiesto las lenguas del El, y no son un invento jamas! como negar lo que vivo???

Greg: Otra vez, hermano, nadie está negando su experiencia — lo que usted ha vivido. Tampoco estamos negando que el Señor ha trabajado de maneras sobrenaturales y milagrosas en la vida de su abuela. Sé que usted sabe que nosotros nunca jamás hemos hecho esto, ni lo haremos, porque en nuestro material de la sanidad (aun en la primera página, en las primeras dos oraciones) decimos que nosotros creemos, sin duda alguna, que Dios sana hoy día. ¡Gracias a Dios que tuvo misericordia de su abuela!

Lo que es muy, muy obvio, tanto por la Escritura (2Tim 4.20, por ejemplo, o aun Gal 4.13-15) como por la experiencia, es que Dios no sana siempre. Pero según Romanos 8.28 sabemos que si sana o no sana, lo hace todo para Su propia gloria y para nuestro bienestar. Él sabe lo que necesitamos y nos cuida como el Padre perfecto que es.

Lo que no existe hoy día es un Apóstol con el don de sanidad. Esto, sí, es claro por lo que la Biblia dice (pero, otra vez, usted ya sabe esto por lo que ha leído en las páginas 4-6 del esudio bíblico sobre la sanidad).

Así que, hermano, nadie está diciendo que usted está inventando y no estamos negando lo que ha vivido.

Fred: …quisiera saber como y porque niegan esto … Queria visitar su iglesia , pero vi esto y me llamó la atencion, Dios le bendiga, y espero su respuesta! Bendiciones.

Greg: Sería un placer conocerlo y poder hablar con usted sobre estos asuntos. Espero que mis comentarios hayan alcarado el malentendido acerca de lo que enseñamos. Reitero: Nadie está negando su experiencia y no estamos diciendo que usted está inventando cosas. Somos una congregación de personas dedicadas a la autoridad final de la Escritura, ni más ni menos. Así que, nos apegamos a lo que la Biblia DICE en su debido contexto. Esto es todo. No es (jamás) nuestra intención ofenderle a nadie y le doy gracias a usted por la oportunidad de aclarar lo que no entendió bien. Disculpe que no hemos sido suficientemente claros en nuestras enseñanzas. Trataremos de mejorar este aspecto en el futuro.

[Fin de la conversación.]

Poco después de esta “conversión por correo” con Fred, alguien me recordó de Proverbios 3 y lo que dice acerca de este asunto de la autoridad final. Así que, los dejo con lo que Dios dice acerca de tomar la experiencia como una autoridad final en vez de la Biblia. ~Greg

Proverbios 3:

1 Hijo mío, no te olvides de mi ley,
Y tu corazón guarde mis mandamientos;

2 Porque largura de días y años de vida
Y paz te aumentarán.

3 Nunca se aparten de ti la misericordia y la verdad;
Atalas a tu cuello,
Escríbelas en la tabla de tu corazón;

4 Y hallarás gracia y buena opinión
Ante los ojos de Dios y de los hombres.

5 Fíate de Jehová de todo tu corazón,
Y no te apoyes en tu propia prudencia.

6 Reconócelo en todos tus caminos,
Y él enderezará tus veredas.

7 No seas sabio en tu propia opinión;
Teme a Jehová, y apártate del mal.