Pablo está hablando de la ofrenda para los santos de Jerusalén. E insta a los corintios que también sean generosos e imiten de la generosidad de los macedonios a pesar de su pobreza.

El gran deseo de Pablo era que la ofrenda recogida por los hermanos de Corinto estuviera lista a su tiempo, y NO tener que andar con precipitaciones en el último minuto.

“El que da pronto, da dos veces”. Los mejores regalos son los que se hacen antes de que se pidan.

Hay por lo menos cuatro maneras en que se puede hacer un regalo.

  • Se puede hacer por obligación. Como un deber, con tristeza de manera que sería mejor no hacerla.
  • Se puede hacer para su propia satisfacción. Pensando más en el sentimiento personal que se siente en dar y NO en la persona que recibe. Esta manera de dar es egoísta.
  • Se puede hacer por motivos de prestigio. La verdadera causa de dar NO es por amor, sino por orgullo; NO para ayudar al necesitado, sino para sentirse bien. De hecho, es probable que NO se llegue a dar si NO hay espectadores que lo vean y lo alaben después.
  • Pero no cabe duda de que el verdadero móvil de dar es el amor. Es dar, NO por obligación, sino, porque un alma en necesidad despierta un impulso que NO se puede negar. Esta es la manera de dar de Dios: fue porque Dios amó al mundo de tal manera que dio a Su Hijo.

Descargar el mensaje: Notas en PDF | Audio en MP3.

Escuchar en línea: Clip de audio: Es necesario tener Adobe Flash Player (versión 9 o superior) para reproducir este clip de audio. Descargue la versión más reciente aquí. También necesita tener activado Javascript en su navegador.