Recordemos que 2Corintios es un libro que nos habla acerca de la firmeza del ministro. La primera parte (Capítulos 1-5) se trata sobre la firmeza en la consolación, la segunda parte (Capítulos 6-9) sobre la firmeza en la administración y la parte final (Capítulos 10-13) sobre la firmeza en la contienda por el ministerio.

En esta sección media Pablo está tratando asuntos administrativos varios, de una manera muy similar al estilo de 1Corintios. Primeramente terminando de sanear la relación con los corintios por causa de las amonestaciones, y con un llamado a limpiarse de toda contaminación y buscar la santidad. Ahora pasamos a tratar un tema que es bastante controversial en nuestros días: el dar dinero para la iglesia. Sin embargo mientras avancemos en el estudio vamos a darnos cuenta que este asunto es bien sencillo si nos apegamos simplemente a lo que enseña la Biblia.

En los dos capítulos siguientes tenemos la plena mención de las ofrendas para a dispensación de la iglesia, así que entendiendo bien lo que Dios nos escribió a través de Pablo, vamos a poder aplicar a nuestra vida una correcta práctica en cuanto la forma que debemos sostener económicamente la obra del ministerio, para que el trabajo en la congregación pueda estar firme también en esta área.

Descargar el mensaje: Notas en PDF | Audio en MP3.

Escuchar en línea: Clip de audio: Es necesario tener Adobe Flash Player (versión 9 o superior) para reproducir este clip de audio. Descargue la versión más reciente aquí. También necesita tener activado Javascript en su navegador.