Para los tiempos de Pablo ya tenían el problema de gente cambiando la palabra de Dios.

La advertencia de Pablo es clara, no importa quien diga que son, no les crean, si venían con ideas o doctrinas diferentes a lo que Pablo ya les había indicado, que hiciera caso omiso de ello.

Esto es particularmente importante para nosotros en nuestros tiempos, pues tenemos variedad de “maestros” que están constantemente bombardeándonos con ideas “nuevas”, revelaciones “nuevas”, “palabra profética”, “nueva interpretación”, “mejor interpretación”, “mejor traducción” y etc. Diciéndonos que lo que el Señor ya dejo, no es lo que quiso decir y ocupamos de ellos para entender realmente que es lo que deberíamos de saber.

Somos humanos y podemos errar, no deliberadamente o que busquemos el beneficio propio, pero así como no estamos en nuestros cuerpos glorificados todavía, es posible que nos equivoquemos. Por lo cual, créale a la Biblia, la única fuente de verdad.

Descargar el mensaje: Notas en PDF | Audio en MP3.

Escuchar en línea: Clip de audio: Es necesario tener Adobe Flash Player (versión 9 o superior) para reproducir este clip de audio. Descargue la versión más reciente aquí. También necesita tener activado Javascript en su navegador.