No ignore las tribulaciones del ministro.

2Corintios es un libro que nos habla acerca de la confirmación del ministro de Cristo. En los primeros capítulos vamos a estar revisando cómo Pablo se ocupó de confirmar el ánimo de los corintios antes de su tercer visita. En el capítulo 1 nos centraremos en estar firmes en las aflicciones.

Hoy nos toca evaluar nuestra propia condición de vida, y ver si realmente estamos dispuestos a padecer aflicción por el evangelio. Si es así, tenemos la confianza de que Dios nos librará y también tenemos el apoyo de los hermanos que oran por nosotros. Si la respuesta es negativa, posiblemente estemos confiando en nuestras propias fuerzas, o no queramos soltar nuestro estilo de vida para asumir nuestro rol como ministros de Cristo.

La pregunta es si estamos listos para dejar de quejarnos por nuestros problemitas triviales y ver más allá, hacia la obra del ministerio y ponernos a trabajar.

Si estamos muy tranquilos en nuestra burbuja de comodidad, debemos examinarnos para ver cuáles son las motivaciones de nuestra vida. Si no estamos dispuestos a meternos en el horno de la prueba jamás vamos a experimentar qué tan poderosa es la fortaleza que viene del Señor, y qué tan eficaz es la oración de los santos cuando ésta va de la mano con la voluntad de Dios, especialmente en la tarea de ir a buscar y salvar lo que se había perdido (Lc. 19.10).

Descargar el mensaje: Notas en PDF | Audio en MP3.

Escuchar en línea: Clip de audio: Es necesario tener Adobe Flash Player (versión 9 o superior) para reproducir este clip de audio. Descargue la versión más reciente aquí. También necesita tener activado Javascript en su navegador.