Sea responsable con su actividad propia en el ministerio.

Para todos nosotros, el pasaje de hoy es una exhortación a tomar en serio nuestra compromiso como ministros. Si usted es uno de esos cristianos que no busca enredarse en compromisos para no tener la obligación de cumplir, va a tener que renovarse en el espíritu de su mente (cambiar su forma de pensar). Peor si usted tiene la costumbre de faltar a su palabra, llegar tarde, olvidar sus citas, dejar plantadas a las personas, evadir sus obligaciones, y andar tres o cuatro excusas a mano por si acaso.

Un ministro de Cristo sabe que tiene una actividad propia en el Cuerpo de Cristo, y que por su diseño y los dones que Dios le dio es la persona idónea para cumplir la tarea. Pero su compromiso debe ser “Sí, Amén” en todo lo que hace, ¡aun cuando tiene que decidir no hacer algo!

Descargar el mensaje: Notas en PDF | Audio en MP3.

Escuchar en línea: Clip de audio: Es necesario tener Adobe Flash Player (versión 9 o superior) para reproducir este clip de audio. Descargue la versión más reciente aquí. También necesita tener activado Javascript en su navegador.