Hemos llegado al fin de esta sección sobre la contención del ministro, y con esto también terminamos la predicación expositiva sobre 2Corintios.

Pablo se ha pasado unos capítulos contendiendo contra los opositores, los falsos ministros que se dedicaron a destruir su reputación y minar su trabajo entre los corintios. Sin embargo más que contender contra los falsificadores, vemos a Pablo contendiendo por la vida de sus hermanos. No es que simplemente quisiera ganar una discusión teológica, es que estaba genuinamente preocupado por la espiritualidad de los corintios, y por eso el llamado vehemente a que se examinaran, para ver si estaban en la fe (2Cor. 13.5).

La semana pasada una pregunta debió quedarnos resonando bien fuerte en nuestra mente: ¿cómo estamos seguros de que realmente somos salvos? Y si no estamos seguros, entonces ¿qué estamos esperando? ¿seremos tan necios como para morir un día sin la certeza de que Cristo es nuestro Señor y Salvador?
El deseo de Pablo, de los otros apóstoles y de los demás ministros de todos los tiempos, incluyendo los de esta congregación, es que usted esté seguro de que tiene vida eterna en Cristo Jesús.

Para hoy, la culminación de esta carta es un mensaje exclusivamente para cristianos, para ministros de Cristo. Pablo nos señala el norte, el curso que debemos seguir a partir del momento en que nos decidimos a confirmarnos en el ministerio y empezamos a actuar para lograrlo. Si usted está firme como ministro, o está decididamente en el proceso de alcanzar la firmeza, el pasaje de hoy nos describe el camino que tenemos que seguir hasta el día que Dios nos llame a su presencia.

Ministro, ¿en qué quiere ocuparse durante lo que le queda de vida? La recomendación de Pablo es que nos perfeccionemos, que continuemos sin descanso el proceso de confirmarnos en el ministerio, siendo cada día un poco más como Cristo, y menos como el viejo hombre.

Descargar el mensaje: Notas en PDF | Audio en MP3.

Escuchar en línea: Clip de audio: Es necesario tener Adobe Flash Player (versión 9 o superior) para reproducir este clip de audio. Descargue la versión más reciente aquí. También necesita tener activado Javascript en su navegador.