Todo lo dicho por Pablo en cartas, y lo encargado por medio de Tito, era para edificar a los corintios. Ni Pablo ni los otros que colaboraban con él tenían nada de qué disculparse si en algún momento habían sido firmes y tajantes en cuanto a los problemas que había que arreglar. Nada de eso era por ser amargados, ofensivos o aguafiestas. Las cosas en que les estaban corrigiendo no se podían tomar a la ligera, sino que debían ser tratadas con mucha seriedad. Y todo esto teniendo en cuenta el bienestar de aquellos a los cuales se hacía la amonestación, esperando que viniera la sumisión al Señor Jesucristo y eventualmente, con paciencia y constancia, la madurez espiritual.

Esto no era únicamente para con los corintios, sino que debe ser el proceder de los buenos ministros siempre. El ministro de Cristo procura el bienestar de sus hermanos, y muchas veces eso conlleva a que amándolos más sea amado menos (ver v.18). Sin embargo el ministro no debe, ni está en la obligación, de instigar a la gente con amenazas y mucho menos con algún tipo de reprensión física. El trabajo del ministro es advertir a las personas sobre las consecuencias de sus decisiones, basado en lo que enseña la Biblia. A partir de ese punto viene la responsabilidad de cada uno.

El temor del ministro no está relacionado con la persecución, la tribulación y los padecimientos por causa del ministerio. El temor del ministro es que al final de todo, las personas a quienes ha estado tratando de guiar decidan amar más el pecado que al Señor. No es que el ministro vaya a tener pérdida en el Tribunal de Cristo por las decisiones de otros, porque cada quien dará cuenta de sí (2Cor. 5.10). Lo que pasa es que su amor por los otros es tan grande que sufre cuando los encuentra en desobediencia, porque sabe que esto traerá pérdida a sus vidas.

Descargar el mensaje: Notas en PDF | Audio en MP3.

Escuchar en línea: Clip de audio: Es necesario tener Adobe Flash Player (versión 9 o superior) para reproducir este clip de audio. Descargue la versión más reciente aquí. También necesita tener activado Javascript en su navegador.