La semana pasada estuvimos viendo los versículos del 11 al 13, y Pablo particularmente en el versículo 11 está diciéndole a los corintios que él se convirtió en un necio.

No porque fuera ignorante o que no supiera lo que estaba diciendo, no porque fuera falto de razón realmente; pero porque al exaltarse así mismo, estaba actuando como un necio, pues solo una persona así, haría tal cosa.

A Pablo le dolió mucho que aun teniendo él todas las “marcas” de un verdadero apóstol, los corintios dudaran y hubieran dejado que los falsos apóstoles pusieran en tela de duda quien era realmente Pablo.

Al punto de decir que lo perdonaran por no haber sido un agravio hacia ellos; esto claramente es un sarcasmo, pues no hay razón real porque disculparse de no ser una carga para los corintios.

Pablo los amaba, eran sus hijos espirituales y él quería lo mejor para ellos, hoy vamos a ver más de este tema precisamente.

Y en los versículos de esta mañana vamos a seguir viendo las características de un verdadero ministro de Cristo.

  • v14. El verdadero ministro se preocupa por la gente.
  • v15. El verdadero ministro se da todo por su gente.
  • v16-18. El verdadero ministro no engaña a su gente.

Descargar el mensaje: Notas en PDF | Audio en MP3.

Escuchar en línea: Clip de audio: Es necesario tener Adobe Flash Player (versión 9 o superior) para reproducir este clip de audio. Descargue la versión más reciente aquí. También necesita tener activado Javascript en su navegador.