Tenga cuidado de los obreros fraudulentos.

Durante los últimos meses hemos estado enfocados en el ministro de Cristo y en sus características. Queremos estudiar la firmeza del ministro, cómo es que podemos llegar a ser confirmados en el ministerio, para permanecer trabajando al servicio del Señor por el resto de nuestra vida sin tambalearnos ni desviarnos.

Sin embargo hoy vamos a poner la atención en alguien más. Hoy hablaremos del falso ministro (también llamado falso apóstol y obrero fraudulento). Obviamente no queremos ver sus características para imitarlos, sino todo lo contrario: para evitar caer en sus errores, para tener cuidado de sus trampas y no ser presa de sus engaños.

Las tareas del pastor maestro incluyen exponer lo que dice la Biblia para que el resto de la congregación entienda claramente. No vamos a pasar tiempo estudiando cada falso maestro y obrero fraudulento que ha salido en los últimos 200 años, sino que simplemente dejaremos que la Biblia nos muestre cómo son, para así poder recocerlos a pesar de su disfraz. Será responsabilidad personal de cada cristiano identificar los obreros fraudulentos, conforme lo que nos enseña la Escritura, para que pueda huir de ellos.

Además, Dios nos da en Su Palabra buenos ejemplos a seguir. En este caso Pablo nos sirve como modelo de un buen ministro, en contraste con los falsificadores enviados por el diablo. Seamos imitadores de Pablo como él de Cristo (1Cor. 11.1), y no nos dejemos arrastrar por los sutiles engañadores que abundan en nuestros días.

Descargar el mensaje: Notas en PDF | Audio en MP3.

Escuchar en línea: Clip de audio: Es necesario tener Adobe Flash Player (versión 9 o superior) para reproducir este clip de audio. Descargue la versión más reciente aquí. También necesita tener activado Javascript en su navegador.