Algunas personas mal entendidas piensan que Pablo es arrogante en sus escritos. Sacando de contexto pasajes como Gálatas 2.6 y 1Corintios 11.1 sostienen que era presuntuoso en cuanto a sí mismo, y que quería imponer sus doctrinas a la fuerza. En ciertos círculos filosóficos se llega incluso a afirmar que Pablo torció el evangelio, y que el cristianismo bíblico es una distorsión del mensaje de Jesús por culpa del adoctrinamiento que hizo Pablo en Asia Menor y Europa durante su vida.

Pero en nuestros días la crítica de la Biblia no se queda ahí. Los así llamados “eruditos” modernos ponen en duda la autoría de Pablo en varias de sus epístolas. Dicen que fueron escritos posteriores de algunos discípulos o falsificadores, que fueron erróneamente recibidos por las iglesias y siglos después incorporados al canon de la Biblia. Todo esto con el único afán de poner en duda la veracidad de la Palabra de Dios (ver Gén. 3.1, 4-5).

Pedro por el contrario nos recomienda los escritos de Pablo (2Pe. 3.15-16), y Judas nos insta a contender por la fe que fue dada una vez a los santos (Jud. 3). En Apocalipsis tenemos las últimas instrucciones del Señor Jesús a sus siervos, que encargó a través de Juan (Apoc. 1.1-2), y en ninguna parte encontramos censura alguna ni crítica al trabajo del apóstol Pablo entre los gentiles.

Estos ataques no son nuevos. Ya durante el tiempo cuando Pablo estaba trabajando en sus viajes misioneros, falsos maestros y falsos apóstoles se habían infiltrado en las iglesias enseñando cosas torcidas. Ante tantos ataques, ¿qué era el gloriarse de Pablo y cómo era la regla conforme a la cuál él se medía para examinar su ministerio?

Entendiendo la manera en que nuestro apóstol respondió, nosotros también podremos estar firmes ante las injurias y los ataques que vienen desde muchos flancos. Hoy hablaremos acerca del gloriarse del ministro, conforme a la norma absoluta de la Palabra de Dios.

Descargar el mensaje: Notas en PDF | Audio en MP3.

Escuchar en línea: Clip de audio: Es necesario tener Adobe Flash Player (versión 9 o superior) para reproducir este clip de audio. Descargue la versión más reciente aquí. También necesita tener activado Javascript en su navegador.