En 1Reyes vemos la historia de los descendientes de David en Judá y los reyes que gobernaron en las otras 10 tribus de Israel, al Norte. En el Capítulo 17 vemos el inicio del ministerio de Elías, cuando Dios trae por medio de él una sequía en la tierra. Él se oculta del rey, primero al este del Jordán, y luego en el norte, en una cuidad gentil. En este tiempo Dios le da provisión sobrenatural para que pueda afrontar el tiempo de sequía.

En nuestros días también hay escasez, pero es de querer leer la Biblia diligentemente y someterse con humildad a lo que enseña (Ef. 4.17-19). Es una sequía de sana doctrina, que trae como consecuencia hambre y muerte espiritual. Sin embargo Dios da la provisión para quien se acerca reverente a pedirla (Hch. 16.30-31).

Cristiano: usted, como Elías, es simplemente un ser humano más, y tendrá sus altibajos, pero el fundamento del ministerio de Elías, así como el suyo, está en la provisión sobrenatural de Dios a través del pan (como la Palabra de Dios) y el aceite (como el Espíritu de Dios).

No cristiano: La viuda de Sarepta fue alimentada por muchos días, pero fue hasta que se topó de frente con la muerte (en este caso de su hijo) que evaluó su vida pecaminosa para buscar con corazón sincero al varón de Dios. Usted puede haber sido “alimentado” con el consejo o provisión en la iglesia por mucho tiempo, o puede estar buscando refugio o guía, pero la iglesia no le ayudará cuando deba enfrentar su muerte. Sólo el Varón de Dios, Jesús, puede hacerlo. Él puede proveerle de vida, pero debe acudir a Él con un corazón arrepentido y pedirle que le salve del juicio de Dios.

Descargar el mensaje: Estructura del Capítulo | Notas del Mensaje | Audio en MP3.